Weber, y la propaganda Nazi!

Por Herr Direktor

Decir que Max Weber fue un pensador reconocido a nivel mundial, canon entre sus pares, bien puede ser una perogrullada. Sus aportes fueron innegables. Pero decir que sus ideas sirvieron para la elaboración argumental de la campaña Nazi, podría exaltar al más ortodoxo sociologista. Cuenta la historia que el firme anti-comunismo de Weber y su reclamo insistente por una política de imperialismo alemán agresiva, le granjeó el repudio de gran parte del marxismo alemán. Desilusionando aún más a la izquierda cuando uno de sus estudiantes, Carl Schmitt (1888-1985), incorporó sus teorías en el corpus de la propaganda legal de los nazis.

Heil Weba!!!

9 thoughts on “Weber, y la propaganda Nazi!”

  1. Parcialmente de acuerdo, peor me parece la mutilación por parte de Parsons y sus tendenciosas traducciones de Weber de la década 30 – 40 si no me equivoco, dejo una imagen bastante deformada del gran abogado. Sobre Carl Schmitt, si nazi y todo, la critica contra el liberalismo es absolutamente rescatable.

    1. Es verdad el lenguaje, pero existen ciertos términos en Alemán, términos que son conceptos en Weber, que Parsons tradujo de forma que deforma el concepto, no tengo a mano en este momento ejemplos de ello, pero me parece que es un tema interesante para discutir el la influencia del consenso normativo en una visión negativa por parte de la izquierda de Webber durante mucho tiempo.

      Saludos

      1. Hasta donde se, el concepto de Herrschaft es el que más problemas generó en las traducciones del bueno de Parsons. Recomiendo para adentrarse en este problema los trabajos de Charles Camic y George Steinmentz al respecto.

  2. Qué quieren decir con tendenciosas?…algo así como; Parsons traduce a Weber como si hablara él y no Weber entonces eso implica que el Alemán pierde la escencia de su discurso en beneficio de los intereses de Harvard?

    lamentablemente yo no hablo alemán, cuestión que me impide saber si Parsons, Gerth y Mills, tuvieron algún afán en la traducción.
    en fin, de por sí, el proceso de “traducir” puede ser inducido por interpretaciones del que traduce. ahí un límite o una condición?…definitivamente habría que aprender alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *