Tierras perdidas, dominaciones ganadas. La violencia histórica sobre Rapa Nui.

Breves, Diapos, Seguridad y Vigilancia — By on diciembre 10, 2010 at 04:21

Por Sabine Biedermann

Los derechos indígenas son un tema que va y viene en los noticieros nacionales según la contingencia actual.  Lo mismo ocurre en la agenda de política pública. Por lo general sólo se vuelve un tema relevante ante hechos extremos, como la huelga de hambre de los comuneros mapuches y recientemente el violento desalojo ocurrido el pasado viernes 3 de diciembre en Rapa Nui. Así una vez más Rapa Nui se posiciona fugazmente como un tema de contingencia en los noticieros nacionales, pero basta un lagrimón de Don Francisco para desviar la atención y concentrarnos en la infinita solidaridad que tanto caracteriza al pueblo chileno.  Y no es para sorprenderse. Para muchos, Rapa Nui no es más que Moai´s, HotuIti y bailes polinesios. Tal vez un par de horas de historia nos podrían ayudar a tener una mayor comprensión sobre nuestros propios pueblos indígenas, pero ése es otro tema.

Lo cierto es que las intervenciones violentas no son nada nuevo sobre Rapa Nui. En 1888 Policarpo Toro logra tras intensas gestiones anexar Rapa Nui al territorio nacional. Para ese año el pueblo Rapa Nui ya se encontraba debilitado tras las pestes introducidas por el hombre blanco a sus tierras. Golpes, disparos, violaciones, engaños, esclavizaciones, en fin, lo usual en los primeros contactos entre el hombre “civilizado” e indígenas. Una vez anexados a Chile la situación no cambió mucho. Los conflictos políticos de la época y la lejanía de la isla dificultaron la administración de esta nueva posesión. En 1895, la isla fue arrendada a un comerciante francés, Enrique Merlet, quien relegó a los nativos a la función de inquilinos, privándoles de todos sus bienes y derechos, sometiéndolos a trabajos forzados y prohibiéndoles la pesca, una de sus principales actividades. Por supuesto también se cambiaron sus nombres por nombres cristianos junto con quemar sus escrituras y prohibir su lengua. A Merlet le siguió la Compañía Explotadora de Isla de Pascua, esta vez en manos de ingleses. Como era de esperarse, la resistencia se comenzó a organizar, pero sin embargo pasaron años y fueron necesarias denuncias internacionales sobre los abusos cometidos por la Compañía para que recién en 1965 se pusiera término a la restricción de circular por las costas para los Rapa Nui. 1965!! Y luego, recién en 1966 se comienzan a adjudicar títulos de terreno y se les da derecho a voto al pueblo de Rapa Nui. Es decir que los Rapa Nui son ciudadanos chilenos recién hace 44 años. Lógicamente en este contexto era difícil regularizar los terrenos, hay que tener en cuenta también que hasta 1967 no existía una oficina de bienes raíces en Rapa Nui, por lo que difícilmente podían estar inscritas las tierras.

¿Y se preguntan por qué no se sienten Chilenos? Lo ocurrido el viernes pasado no es más que la repetición de lo que ocurre una y otra vez sobre Rapa Nui: el ejercicio de la dominación.

Acá hay un tema pendiente que va mucho más allá de quién tiene el derecho legal sobre un terreno. Hay una violencia histórica ejercida física y simbólicamente sobre el pueblo Rapa Nui hasta el día de hoy. La toma de terrenos es sólo un recurso desesperado por volcar la atención sobre un tema olvidado. Y hasta el momento parece ser efectiva, ya que al menos algo se habla del tema. Los desalojos sin embargo, lejos de devolver el orden público y la seguridad ciudadana que plantean las autoridades, podrían significar un quiebre abrupto en la relación pacífica que mantenían autoridades continentales y los habitantes Rapa Nui.

Tags: , , , , , , ,

3 Comments

  1. charol dice:

    Interesante recorrido histórico de violencia y dominación.
    Ahora yo preguntaría si los últimos actos tienen que ver con una reafirmación de la dominación. Como una forma de mantener en la memoria que el pueblo Rapa Nui debe estar sometido al pueblo chileno.
    Y desde ahí también me pregunto si ellos desean se parte de este pueblo… lo que profundamente no lo creo y pienso que no debe ser así. Porque significaría un anulamiento de su cultura.
    Es importante dar cuenta que es otra cultura, y el peso de esto es terrible. Al igual que el pueblo mapuche la cosmovision de mundo, las relaciones, el lenguaje, los códigos son completamente distinto. Un ejemplo claro es las deidades que los representa. Lo que significa pensar la vida de una forma totalmente distinta.
    Por lo tanto, como una cultura que obligan a estar dentro de otra cultura. Puede terminar siendo un campo de tensión frente a lo dominante. Algo que posiblemente destruye nuestra propia cultura.

    Por ejemplo, el concepto de propiedad privada es absolutamente occidental (Un europeismo que toma lo chileno)… si un rapa nui (en un Estado Chileno) dice: “no hay propiedad privada”. El Estado puede ser desintegrado facilmente, porque no se justifica. No hay recursos que administrar. Por lo tanto la ideología Rapa nui pone inevitablemente en tensión lo que conocemos por Estado, como una institucionalidad que nos organiza porque no confiamos en el otro

    En este sentido el pueblo Rapa Nui se transforma en un ENEMIGO PUBLICO para el Estado Chileno. Y que mejor que tomarlos en un gobierno de derecha a un pueblo que se pueda dominar, justamente porque con los mapuches no pueden.
    Solo mediante la violencia de la fuerza policial, se justifica el orden público y por tanto se justifica el Estado. Ahora.. los pacos ¿habrán sido Rapa NUI o Chilenos?

Leave a Comment