El mito del abandono en las residencias de protección