Etiqueta: alienación

Kidzania. No nos traten como niños…

Penetrar y repetir hasta el cansancio pareciera ser la fórmula. Pero en un mercado en constante movimiento, en donde las oportunidades cada vez son más segmentadas y los competidores son cada vez más fieros y aguerridos, la posibilidad de abrir el campo de acción a otros “consumidores” se hace patente en modelos como “Kidzania, La ciudad de los niños”, que avizora la posibilidad de moldear a estos nuevos consumidores, con una constante, avasalladora y organoléptica interacción con sus marcas asociadas.

El disfraz democrático en la sociedad postindustrial (1ª Parte)

Ésta es una reflexión a propósito del texto “El Hombre Unidimensional” de Herbert Marcuse: Si la vida es “la necesidad más inmediata y la más real”, es decir, una verdadera necesidad, ¿cuáles son aquellas necesidades que se nos han presentado como reales e inmediatas, “ocultándosenos” su levedad? Y aún más ¿qué fuerza formidable ha podido reprimir las verdaderas necesidades humanas, hasta el punto que el individuo alienado ya no es consciente de su alienación?

Sobre erotismo, muerte y alienación del cuerpo.

La muerte irrumpe la temporalidad de la vida cotidiana, porque es aquello que no está contemplado, está fuera de la rutina. Y como tal, violenta el orden dado de las cosas. Esa misma disrupción violenta aparece en el erotismo. El erotismo –como tal- es una violencia a la cotidianeidad. Es un momento que se independiza del orden de las cosas. Es un “paréntesis”, y por mucho que pueda “planificarse” una situación de erotismo, cuando ésta realmente está ocurriendo, la temporalidad se está viendo alterada.

Juventud divina revuelta

Los pingüinos reinstalan desde su acción de denuncia y demanda, la posibilidad de articular desde lo social y sus organizaciones, un instituyente con la fuerza de movilizar, paralizar, y lo más importante, seducir desde la empatía y buena onda, a un país entero. Lo infanto-juvenil emerge para despertarnos, para contaminar con el instituyente de la revuelta, el conformismo patógeno en el que nos encontrábamos como sociedad.