Libro póstumo de Pablo de Rokha hijo, ya disponible en librerías

Agenda, Utilitarísima — By on junio 18, 2011 at 01:38

 

Con el libro Testimonial Testigo. Poemas Póstumos de Pablo de Rokha Hijo inauguramos la colección Escritos Póstumos de nuestra editorial.

Naín Nómez, poeta y estudioso de la poesía rokhiana, nos dice que “este libro se presenta como un retrato poético personal, desgarrado y auténtico. Y precisamente en esto último reside su relevancia. Poeta de visiones oníricas y reales, que vivió su escritura como su padre, tratando de existir en el filo de su “ser para la muerte” y en el deseo de proyectarse en sus amores, en sus amigos y en sus hijas”.

Estrechamente ligado a su familia desde la nostalgia por la pérdida de su madre, Winett de Rokha, su hermano Carlos de Rokha, y compartiendo como secretario la última etapa de su padre (el Poeta Pablo de Rokha, Premio Nacional de Literatura en el año 1965), este libro se sitúa en la angustia frente a la muerte y la agonía del sujeto frente a la vida, haciendo un recorrido premonitorio de la decisión que el 21 de mayo de 1968, Pablo de Rokha hijo tomara al suicidarse. Ese mismo año, su padre se quitó la vida, cuatro meses después, el 10 de septiembre de 1968, consolidando una historia trágica pero no menos sensible al dolor y a la vida como relaciones inseparables.

El libro, además integra dos poemas inéditos escritos por Pablo de Rokha hijo en 1948, y una serie de fotografías inéditas que hacen carne una historia vital para la literaturachilena.

“Hijo de poetas, funcionario del Partido Comunista casi toda su vida, cineasta, fundador y director de la escuela de Cine de la Universidad de Córdoba, docente, secretario de un premio nacional de literatura, bohemio empedernido, esposo, amante, amigo, padre ausente de cuatro hijas, hermano, y al final de sus días, poeta”, Pablo de Rokha hijo, emerge de la invisibilidad para entrar de lleno en la historia de la literatura nacional, dejando un legado dolorido, pero honesto hasta la médula.

Testimonial Testigo es un libro de redención. Póstumo. Revelador. Y corresponde al primero y único del autor, siendo rescatado del olvido por una de sus hijas, Luisa De Rokha, y publicado nuestra editorial.

Dejamos dos poemas a ustedes:

IX
 
En los años que van desde tu muerte
me he cargado de pena
y ya no soy el niño que dejaste
desmadejada hiel en un costado.Quisiera volver
retornar más allá del adiós
de esa mañana
en que morías presintiendo los aromos.
Hay un latido dentro
que me pone tu pelo ante los ojos
cuando salgo de noche a recordarte
a mirarme en abismos
a cantarEstar solo!
Y qué forma de buscar remedio
allegarme a mi padre
más herido que yo
destrozado en su lapicera de hierroMadre si pudiera
regresar a ser niño
sin memoria
niño
caramba qué poema
si pudiera
yo no querría vivir
porque es horrendo
estar deshabitado y sin tu nombre.Sin tu nombre
cuando sólo se perdona a los que han muerto.
si es posible
me quieren
y asisten a mi entierro
cuidando el ruido de los manantiales
vigilando el termómetro celeste
para ir al altar
donde se quema el horizonte
estas lágrimas secas
y ahondas que tú sabes
se cargaron de aguas tiernas
y nadie lloró nunca
tanto
como este pobre animal
que tú engendraste
como este pobre animal herido
que buscaba campanas
al pie de las murallas
sólo tu voz contuvo mi agonía
en ese canto de la piedra suave
cuando salía encadenado de la suerte
y estuvo tu plato en la ventana
llamando a los ausentesMadre ya voy
espérame en la clave
con que el caracol se duerme en su armonía.
No tardo madre
tú me viste llorar
pero ahora
voy solo
y la muerte
no es salir
es entrar
en esta espesa pulpa palpitante
es bajar la quijada
es retornar
al núcleo de aguas
donde yo nacíaPadre querido
amado camarada
qué solos estamosPoema de Pablo De Rokha hijo, a su madre Winett De Rokha.
X
 
Para Nacha, que
tanto te quiso.
 
Carlos, hermano, te apuraste mucho,
dejándome los vasos en la mano,
derramado el vino entre cuatro paredes,
solitario en el duelo del poema.
Hay una alondra posada entre los muelles,
que te recuerda, dulce vidente, ángel de las islas,
desgarrado alfarero,
pintor de las tinieblas,
bueno y puro,
veloz para morir
en tu enloquecido derrotero.Sentí tu corazón detrás del cobre
con que tapas la entrada a tu caverna,
te hablé despacio, musitando
laureles
para esta tristeza que me ahoga.Qué áspero vino, Carlos, este mío,
cuando no estás para contarte todo,
ahora que Klonda
tiene de verde de selva la cabeza,
misterioso él también para su muerte,
y yo gastando soledades
por los pueblos de luto.Todo es una muralla ciega,
interminable quejido
de puertas que se cierran,
de lunas apagadas con la mano
de los que mueren de espaldas a la tierra.Todo está, Carlos, espeso como un lobo,
hasta las flores te miran de costado,
los ríos de la sangre se enmudecen
y desde astros paralelos
vienen trayendo extrañas guitarras.Te recordé en París
recorriendo tus calles,
tú y Rimbaud,
obstinados como un médano,
dándole piernas a mi pena,
cargando ajenjo a orillas de la Seine.No debiste irte así, pero te envidio,
envidio ese cristal de tu alma,
pasajero en la aurora y las campanas,
en la mano leve del aire,
reunido con tus cosas, tú,
el desposeído.Este vaso lo quiebra a tu memoria
tu hermano que te quiere.
Poema de Pablo De Rokha hijo a su hemano, y poeta, Carlos De Rokha. Fallecido en 1962.
 

Dónde comprarlo:

1) A través de nosotros:
Llamando al +(56-9) 9 572 60 24 y +(56-9) 648 08 86. Modo de entrega a convenir.
Precio: $5.000

2) En librerías:
Precio: $6.000

Takk
Andrés de Fuenzalida 18
+(56-2) 233 63 21

Nueva Altamira
Las Urbinas 23, local 64
+(56-2) 231 53 83

Qué Leo
Av. Providencia 2102
+(56-2) 234 59 49

Donoso
Las Urbinas 23, local 59
+(56-2) 231 03 49

Ulises
Andrés de Fuenzalida 48
+(56-2) 231 10 13

Fondo de Cultura Económica
Paseo Bulnes 152
+(56-2) 594 41 00 

Próximamente disponible en más librerías.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags: , ,

5 Comments

  1. charol dice:

    Me parece increible, exelente, fantástico… ojalá haya un buen cotelé…

  2. Luisa de Rokha dice:

    Leer este texto, arranca el alma hasta un punto inasiblede emoción, pasión vulnerada por el descubrimiento de un poeta de gran valor. Hablo de mi padre. A Editorial LA PALA, y a tí, agradezco esta increíble síntesis, hermosa ycompleta, de este proyecto, que lo iniciamos hace tiempo, estando ahoraa una semana, de ver realizado nuestro sueño y desafío. Encantada, como niña feliz, estoy. Y agotada.

  3. charol dice:

    Esto hace recordar que los recuerdos e imágenes de infancia y juventud se transforman en deseos materializables. Y concluirlo es hacerse responsable de aquel deseo, es decir ser ético con uno mismo..
    Nuevamente mil felicitaciones…

Leave a Comment