Piñera en Quintay. O las lógicas del capital hasta en la sopa.

Por Herr Direktor

Viajé a Quintay tratando de encontrar algún momento de paz que me permitiera analizar horizontes posibles, y calmar mi cabeza ante tanto embate desagradable; trabajo, remuneraciones insostenibles, privatizaciones a la orden del día, mercado para todo, mercantilización de las relaciones, consumo empedernido, comunidades disgregadas, Piñera en televisión, Piñera con los Mapuches, Piñera con los mineros, Piñera con el papelito, Piñera con Sarkozy, Piñera en la ANFP, Piñera hasta en al sopa…

En fin, viajé a descansar. En mi primer día en Quintay, me doy cuenta que llegué al paraíso, y entre bosques, mar, flores, y empanadas de camarón queso intenté olvidar el crítico estado que critico. Y para mi sorpresa, al día siguiente recibimos en el pueblo, nada más ni nada menos que a Sebastián Piñera, quien inauguraría la Caja Vecina del Banco Estado número 4.000 en todo el país. Son las paradojas de la vida, pensé, conoceré al Presidente cuando intento arrancar de su figura icónica, representante de todo aquello que me agota. Y claro, al día siguiente desperté temprano y cámara en mano fui a registrar el evento con el fin último de mirarlo a los ojos para ver si hay alma ahí, dentro, tras la sonrisa perpetua.

Llegó al pueblo a eso de las 12 del día. Me parapeté entre los medios de comunicación y esperé. El local era muy chico, y el Presidente de Chile se reuniría por cerca de seis minutos con sus propietarios. Y así fue. La puesta en escena calculada hasta el último detalle contempló fotos con el presidente del Banco Estado, el Gerente de Caja Vecina, el Intendente de la región, el Alcalde de Casablanca y Pablo Piñera, Gerente General Ejecutivo del Banco Estado, hermano del Boss, y una rara mezcla entre el negro en su peor momento y el Presidente.

Efectivamente Piñera aparece hasta en la sopa. Sus movimientos tienen paso firme, y un desinterés por la conexión cotidiana que si no es sospechosa, al menos, raya en la mala educación. Llegó, saludó al “pueblo”, sacó fotos, no dejó de sonreír ni un minuto, hizo las preguntas de rigor a los dueños del local, insistió con sus malos chistes de camaradería, hizo lo que la prensa le pidió, salió raudo del local y se sacó otras fotos. Más que un presidente parecía una estrella de rock. Todo listo para su cortejo. Todos condescendientes y favorablemente dispuestos a una sonrisa. El GOPE en una esquina. Más carabineros en la otra. 4 autos escoltas. 5 guardias de seguridad. Y un séquito de paltones apostados cerca de él. Sonrientes para la prensa. Sonrientes para el mundo entero.

No voy a criticar esta impostura porque no me parece prudente, y estoy gastando demasiada letra  en detalles descriptivos.

Piñera es un fenómeno comunicacional. Financiero. Político. Invasivo hasta la saciedad,  socialmente resistido, pero estructuralmente impuesto. Elegido por una sociedad que ve reflejado en él, los ideales de la eficiencia, el éxito, la gestión, y el crecimiento. Una referencia yankizada que reafirma un modelo económico que se vuelca ahora en modelo político y social. Donde la maximización de las utilidades, los índices de crecimiento, y la baja de dólar concentran y disparan la comprensión del mundo social como un modelo reducido a las lógicas de la economía, ciencia que a su vez, parece explicarlo todo.  Y claro, hoy Chile, experimento capitalista latinoamericano se cuelga del rescate a los mineros, una gestión propia de buenos empresarios, y proyecta un Chilean Way más falso que billete de 7 lucas, con un populismo de derecha tan en boga, que hasta se alza como categoría de análisis.

¿Pero qué hay tras todo esto?, el juego del poder puede ser entendido como lucha de clases, o bien, como el combate por la instauración de lógicas en las sociedades humanas, que permitan que el juego de la verdad, el manejo de los discursos y los sentidos con que la sociedad se entiende sí misma, sean también un producto a la venta, y por tanto una nueva forma de propiedad.

Piñera aparece hasta en la sopa, sopa agria que Chile bebe simulando el disfrute. Nos estamos acostumbrando a elegir a quienes detenta el poder a sabiendas que “toda elección implica “elegir entre”, y rara vez quien elige puede decidir el conjunto de opciones disponibles” (Bauman). Lo mismo cuando consumimos Coca Cola o Pepsi. La emancipación termina siendo una tarea imposible. Incluso, como postula Zizek al hablar de Capitalismo Cultural, el mercado se está haciendo cargo de nuestras propias culpas, incluyendo en sus paquetes de venta, aquella responsabilidad que como ciudadanos nos compete (cuidar el mundo, a los pobres etc…), ofreciendo por su compra el beneficio inmediato de un niño africano. En Chile esa lógica está instaurada hace rato. La Teletón es un ejemplo. Las donaciones, otro. Pero la figura de ciudadano se ha visto mermada, y se posiciona la figura de cliente o consumidor. El problema ahí radica en la instalación de una lógica que nos sitúa en la comodidad y la abulia, creyendo que la delgada línea entre los beneficios del capitalismo y los perjuicios que genera, está resuelta cuando la empresa privada y los poderosos asumen a la responsabilidad social, como panacea para blanquear la repartija. Hoy, la idea de base es  que necesitamos emprendedores, no seres humanos. Y que la solución está en delegar todas las responsabilidades posibles, para ver si el goteo nos favorece.

Herr Direktor

zp8497586rq

27 thoughts on “Piñera en Quintay. O las lógicas del capital hasta en la sopa.”

  1. Crecimiento: una guagua de 2 metros y 200 kilos
    Desarrollo: un adulto

    Crecimiento: un país con más ricos
    Desarrollo: un país con menos pobres

    Crecimiento: Un país con un ingreso per cápita medio-alto
    Desarrollo: un país con excelente educación, y la distribución de ingreso de Suecia o Dinamarca

  2. Soy estudiante universitaria, pertenezco al segundo quintil y obtuve un buen puntaje en la psu por lo cual obtuve una beca. Con la reforma educacional se me quiere obligar a pagar un crédito con altísimos intereses ya que mi beca duraría solo dos años, y como estudio una carrera humanista lo más probable es que no se fomente, ya que el gobierno de los empresarios apuesta ,mas por carreras “productivas” y generadoras de recursos, y no por las carreras que fomenten el libre pensamiento y la crítica social. La concertación tuvo 20 años para cambiar las cagadas en salud, educación y previsión dejadas por pinochet pero no lo hizo. La alianza menos lo hará. Los intereses creados en los altos cargos son evidentes, imagínese que las transnacionales y cuanta empresa extranjera dejan un moco de plata para el estado, entonces no vengan con el discurso de que es en beneficio del país, porque todas esas personas, llámense Frei, Piñera, etc, tiene la cagada en el ámbito ambiental con manejos políticos y coimas. Eso es envidia? no señores, la clase media es una idea,no existe como tal, el poder adquisitivo es en base de endeudamientos, dependencia del mercado, jornadas de trabajo extenuantes,etc.
    Aquí y en la quebrá del ají el rico va ser rico a costa de la explotación de los pobre.yo no envidio al señor Piñera, soy feliz con lo poco que tengo, pero una cosa es lo que me molesta, la hipocresía y el manejo de los medios de comunicación que están cegando al pueblo, a los ciudadanos, a sentirse en un libre mercado que los beneficia, que los hace “libres”, que les da la oportunidad de aunque sea por un momento vivir lo que vive un rico, aspirar a llevar una vida burguesa.
    que el tipo es un payaso, no deja de ser verdad, una especie de George Bush al estilo chilensis, pero eso es cosa de él, si el tipo obtuvo su fortuna a costa de cagar al prójimo, el verá despues si tanta iglesia le servirá. A mi solo me queda pensar en si me tengo que cambiar de carrera para ser mas emprendedora e ir acorde con los tiempos y exigencias actuales.

    1. Cambiarse de carrera no es la opción compañera. No al menos a aquellas q sólo contribuyen a la reproducción de los hábitos que sabemos dignos de criticar.
      Lo que dices es cierto. Las banderas de la concertación, rebotaron. Todo el juicio a 20 años de profundizaciónde una lógica depredadora y reduccionista. Utilitaria y ambiciosa.
      Yo te recomendaría no creer a ciegas ese discurso del “emprendimiento”, el que a veces sólo se traduce en la reproducción del american way of life, tan alienante como destructor de ambiciones colectivas.

      1. El “ajuste estructural”, que difícil es pensar en Chile sin pensar en la dictadura y sin los 20 años de la concertación que sancionaron y traicionaron el mandato por el cual fueron votados, el programa de la concertación prometía otras cosas…

        este modelo de gestión y país exitoso es una representación de verdad bien orquestada. La figura Walter Benjamin se ha tornado emblemática cada vez que se analiza la crisis de la modernidad, o la trayectoria del arte, las memorias de destierros o simplemente la incertidumbre, los caminos por donde la modernidad ha destruido sus logros. La frase de Walter Benjamin: “No hay documento de cultura que no sea al mismo tiempo de la barbarie” es absolutamente apropiada a nuestros tiempos, esto que llamamos sociedad neoliberal, la lógica imperante, o mas bien el discurso que se machaca sobre lo que es apropiado, la lógica del mercado y la competencia brutal entre todos, la cultura del miedo vomitada desde los mass media. Que lucha increíble se da por las subjetividades hoy. Por todo esto tan solo ver el avance de la mercantilización de los más diversos aspectos de la vida es un documento inigualable de la barbarie actual. Tampoco tengo ninguna respuesta de como cambiar, pero no podemos aceptar que la lógica de la técnica impere por sobre el resto como discurso sacro santo.

        Pero si creo que la famosa tesis de este Aleman nos sirve a todos y todas para transitar por este camino, que de alguna manera intenta diseccionar, esto que llamamos realidad, esto que se nos quiera vender como la única forma posible de entender la realidad, al final este discurso no es el de la teocracia de los muchachos de chicago, la política disfrazada como técnica es la dictadura del liberalismo en la formas de pensamiento y discursos legítimos.

        9
        Tengo las alas prontas para alzarme,
        Con gusto vuelvo atrás,
        Porque de seguir siendo tiempo vivo,
        Tendría poca suerte.
        Gerhard Scholem: Gruss vom Angelus.

        Hay un cuadro de Klee que se llama Angelus Novus. En él se representa a un ángel que parece como si estuviese a punto de alejarse de algo que le tiene pasmado. Sus ojos están desmesuradamente abiertos, la boca abierta y extendidas las alas. Y este deberá ser el aspecto del ángel de la historia. Ha vuelto el rostro hacia el pasado. Donde a nosotros se nos manifiesta una cadena de datos, él ve una catástrofe única que amontona incansablemente ruina sobre ruina, arrojándolas a sus pies. Bien quisiera él detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado. Pero desde el paraíso sopla un huracán que se ha enredado en sus alas y que es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. Este huracán le empuja irreteniblemente hacia el futuro, al cual da la espalda, mientras que los montones de ruinas crecen ante él hasta el cielo. Ese huracán es lo que nosotros llamamos progreso.

        1. Definitivamente no se puede mirar Chile obviando estos procesos. Definitivamente.
          Lo que hablas de la lucha por las subjetividades me parece bien acertado. Hoy día la lucha es por la legitimación de discursos particulares, pero entregados colectivamente. Es decir, Lo que importa es que el sujeto-cosumidor, compre, y que el sujeto-agente ejecute e incorpore una lógica determinada. La compre tb. Esto asegura el control de condiciones apropiadas para más mercado, menos regulación (porque se naturalizan los procesos propios del mercado)y el mantenimiento de las cosas tal y como ha sido hasta ahora, donde el sometimiento de la gente se asocia, inocentemente, a una desición voluntaria, aún cuando la desición de cómo puedes vivir ya está tomada estructuralmete. Requieres trabajo para conseguir recursos que sustenten tus ecesidades básicas, y tus necesidades creadas, puedes vivir la vida, pero el trabajo te lo dan bajo ciertas condiciones, y si no aceptas estás condenado a la exclusión. Trabajar, hasta el campo hoydejó de ser rentable por la explotación agrícola industrial. Con la pesca pasa lo mismo. Con los locales comerciales de barrio tb. La competencia o sólo no es leal, sino que no existe.
          Piñera en esta visita a Quintay le preguntó a Claudito, el dueño del local, cómo era la competencia en Quintay, y Claudito le contestó que era leal. Piñera y los gerentes del banco lo tomaron para la risa. Lo que había detrás, era el chiste de que no es posible ua competenca leal. No al menos para ellos.

          Gracias Andrés, como siempre.

  3. Los beneficios de la fama (Piñera es famoso), para quienes observamos o intentamos observar lo social, es precisamente la posibilidad de graficar, simbolizar, o dar connotación evidente a una idea, sentido, modelo o forma de operar, que por cierto, no es exclusiva de quien es observado(Piñera en este caso). Hay mucho más de fondo. Un modelo. Y claro, Chávez, Fidel, etc…no son un buen ejemplo de democracia.
    Pero ojo, Alex, pensar que el “sistema” que se critica, funciona solo, sin figuras que lo sostengan también es tierno. Chile es un país rico, tal como dices, pero esa riqueza, con este modelo, y con sujetos que ponen siempre su interés personal por sobre el colectivo, siempre queda donde mismo. Y Chile continúa creciendo en los índices, entrando a la OECD, pero con una tasa de desigualdad de las más grandes del planeta. Cuya resposabilidad es de la dictadura militar, con la imposición de un modelo, de la concertación con su profundización, y de la derecha de este país que ha impulsado desde la política el establecimiento de condiciones ultrafavorables para el enriquecimiento de unos en favor de otros. Es mito eso de que la derecha gobierna hoy. La derecha gobierna desde 1973, con la instalación de un modelo que fomenta “libertades de mercado”, reduciendo al mínimo la intervención estatal en la economía. Esto implica dejar jugar libremente a quienes pueden (por acumulación de capital) jugar el juego y arbitrarlo. Aún así, no quiero un Estado gigante. Abarcalotodo.
    Evalúa los grandes perjuicios actuales. La hambruna, el medio ambiente, el endeudamiento, petroleras reventadas en el golfo de méjico, pobreza, desigualdad, consumo como práctica cultural instalada y neurotizante, privatización de la tierra, explotación laboral, desintegración de las comunidades, crisis económicas, y etc etc…Busca su proveniencia. Te llevarás la sorpresa de que la culpa no es de Piñera. Pero sí, del modelo que defiende. Cómo no usarlo para graficar una condición?

    Aprecio mucho, sinceramente, la discusión hasta aquí llevada, y te invito a seguir leyendo la revista. Siempre es bueno darle una vuelta a las ideas que portamos los seres humanos, y cómo buscan ser sostenidas.

    Abrazos.

    1. De acuerdo con lo que dices, pero muéstrame un mundo mejor, donde las ideas de “Piñera” no se aplican, y la gente esté feliz y satisfecha… no existe.
      Pero si tomamos el modelo y lo hacemos más “humano” se puede lograr cambios. En Chile no ha gobernado la derecha, eso es un mito… si así fuera Lula es facho… Y por favor amigo, Fidel ha llevado a Cuba a la miseria, una miseria tropical que da pena. Compara los logros de Cuba como nación, la calidad de sus profesionales, lo que era Cuba antes de Fidel y verás que hoy es nada. No he puesto un pie allá, pero mi señora si estuvo y ella que no vamos a decir que es precisamente derechista quedó abrumada. Chávez es un chiste cruel para Venezuela, por hechos fortuitos conocí unos venezolanos que se vinieron a vivir a Chile porque teníamos gobierno socialista y escucharlos comparar la vida en ambas naciones daba pena.

      Respecto de la desigualdad chilena…

      Dos temas:

      Crecimiento del retail.
      Transantiago.

      En el caso del retail, nunca hubo de parte de los gobiernos democráticos medidas para salvar al almacenero de la esquina. En cambio Frei y Lagos andaban inaugurando malls. Los gobiernos vía exigencias de todo tipo: sanitarias, regulatorias han favorecido que un grupo de millonarios adquieran y crezcan a costa de todos nosotros. Les permitieron no solo vender sino que además capturar el crédito. Deja de pagar una deuda de 60 lukas en Ripley y a los 3 días te cobran 20 más de recargo, eso no lo regularon, lo permitieron y alentaron.

      Transantiago. Teníamos 7000 empresarios del transporte. Hoy son 7 empresas, en manos de 10 familias.

      Estos dos ejemplos, muestran la cara de la desigualdad. Y ninguno viene del tiempo de la dictadura, donde no digo que no hayan ocurrido. Pero a mí me importa que en democracia no haya igualdad, en dictadura lo entiendo, es eso.

      En los meses de gobierno de Piñera en cambio he visto una medida que apunta en sentido totalmente contrario. La venta de remedios en lugares distintos a las farmacias. Se abre a la fuerza un mercado donde 3 operadores controlaban. Sé que vienen medidas que apuntan a otras situaciones parecidas… por eso tengo, la “inocencia” de pensar que se pueden hacer mejor las cosas, que lo que hemos tenido.

      Total si le creí al presidente Lagos cuando anunció que la gente iba a andar en forma digna en la nueva locomoción de Santiago, por qué no le voy a creer a Piñera que en 8 meses ya ha hecho algunas cosas que creo que se debieron hacer hace mucho tiempo…

      Yo entiendo que a muchos les parezca que esta cosa economicista de analizar la vida les espante, pero es más justa si se aplica bien y hasta ahora en Chile no se ha hecho bien. Y tenemos que lograrlo.

      Eso mi amigo.

      1. Eso de tomar el modelo y hacerlo más humano me gustó. Destruir una lógica incorporada me parece difícil. Pero ojo con creer que la forma de humanizarlo es delegar las responsabilidades de esa humanización, a aquellos que han contribuído a generar las condiciones que intentamos superar. Eso sería fatal, y precisamente por aislar a los responsables es que terminamos eligiéndolos otra vez.
        TODO lo que dices como críticas a la Concertación me parece claras. Y reafirmas mi tesis; la lógica liberalosa, neoliberalosa y capitalistoide, está ya incorporada, cuestión que te hace pensar que no hay posibilidad de un mundo mejor, salvo, ante la eventualidad de que el sistema caiga por su propio peso. Marx lo advertía, y nos recordaba que no cayéramos e la trampa de setir y pensar, y creer, en definitiva, que no hay nada más que hacer que mirar la cotingencia actual como perpetua. Hemos tenido reinados, feudalismo, dictaduras religiosas, dictaduras de izquierda, de derecha, etc…y hoy nos enfrentamos al nepotismo y despotismo del dinero como fórmula. La privatización de las experiencias, y la dictadura de los servicios.
        Y bueno, Alex, la dictadura sí que tiene que ver. Toda consecuencia de un modelo inyectado a la fuerza, se vieron al creer, de mala manera, que algo bueno podía tener construir a partir de él, y entregarle, efectivamete, el proceso de desarrollo al capital. Eso que responsabilidad de la concertación.
        Recuèrdalo siempre, Milton Friedman, y los chicago boys, son responsables directos de la desigualdad en Chile. Directos. E insisto, el problema está en la lógica. Como tú, la gran mayoría hoy está convencida de que lo bueno es ser millonario, para tener eso que tienen los millonarios. La ivitación entonces es a jugar un juego en el que sólo puedes ganar si juegas bajo sus reglas, depositas toda tu fe en ello, y entregas tu tiempo a la tarea.
        Chile tiene una responsabilidad muy grande al lidiar con este mecanismo y modelo como forma. Espero, que entre todos podamos construir algo mejor. Pero Chile lo están comprando de a poco, y nos estamos contagiado de un síndrome. Una especie de esquizofrenia; el dinero como panacea.

        pd: lamentablemete no tengo la fórmula para solucionar todo esto. pero esto contribuye a avanzar hacia ella.

      2. disculpa pero leí todo lo que escribiste y no encontré un hecho concordante con lo que escribes, primero por que hablas de la realidad de cuba siendo que su economía ha estado bloqueada por los EEUU por décadas, el único chiste acá es Piñera, por que todo el crecimiento de Chile ha sido gracias a los gobiernos de concertacion, un partido que se ha encargado de privatizar todo en chile, lo que lo convierte en practicaente un ejemplo de pais derechista con una economia protegida por los imperialistas economicos, que hablan de un pais en crecimiento, cuando el unico crecimiento ha sido para los sectores altos del pais, por que para la gente de verdad, para mas del 60% de la poblacion es costo de la vida se ha elevado de forma impresionante, las deudas de por vida como la casa propia o los estudios, creo que estas dejandote llevar por las cifras del mercurio, no hay nada mas mentiroso que las estadisticas

  4. “Y si como él, nosotros los chilenitos en lugar de criticar porque tiene bracitos cortos nos pusiéramos a trabajar en hacer todo bien,….” (sic)
    MmMMmMmmm…Soy una Chilenita ni tan criticona,estoy atenta e interesada en lo que pasa en mi país.
    Y no es discurso.
    Eso de los chilenitos es ofensivo.
    Si hay diferencias, debe haber respeto.
    Yo me río , sonrío de un aspecto, una imagen marketeada, graciosa, cero mala intención.
    No sé y no me pertenece la capacidad de ejercer el “desprecio”, y menos el ninguneo.
    Si se me sale..Oooppsss, ¡¡¡I did’t again !!!
    (eso es broma por si acaso)
    (Siento que tengo que ser muy precisa y cuidadosa con cada palabra que escribo)
    Es algo incómodo. En fin.
    Y ya, en buena onda, mi mamá es chilenita, mi hermana y su marido son chilenitos, mi ex marido y su mujer también lo son, casi tantos en esta comuna enorme que es La Florida, todos critican y también se ríen de sus bracitos cortos. Y trabajan, se sacan la cresta, yo también…
    Entre chilenitos no nos vamos a ver las cartas…

    1. Tengo aprecio por mi país y lo he apoyado frente a cada tontera que hace siendo cómplice y testigo.
      Lucho por no ser un chilenito criticón que su único aporte sea alimentarse. Y tengo claro que aquí converso con otros que han aportado más que yo, pero que cometen el pecado capital de sumarse a esa masa chilenita con más ganas que yo.

  5. No hice un comentario destinado a una persona en particular. Mis afirmaciones incluyen a la mayoría de los chilenos que expresa su opinión sobre Piñera, incluyendo por cierto al autor de este post y a mí mismo que en algún minuto expresé alguna idea parecida hasta que alguien, mi madre mujer juiciosa de 70 años, me hizo darme cuenta entre el parelalelo de la forma en que vemos a Piñera y lo que hacemos con todos los grandes chilenos que se han destacado de alguna manera.
    Siempre hay un chilenito que chaquetea. Siempre hay alguien que mira primero el defecto y luego hace un gesto de encogerse de hombros y decir, chuta es cierto…

    Por qué somos así? Vaya uno a saber, aunque los españoles practican con fuerza esa costumbre.

    No aprecio a Piñera como persona, no me gustaría ser así como es él. Pero tiene que haber alguien que lo haga y él lo hizo, ser un millonario para algunos es un defecto, para todos debiera ser una virtud. Depende de él que cambiemos de opinión, si logra hacer lo que otros no pudieron en veinte años, yo al menos le enviaré un correo dándole las gracias.

  6. El rescate lo hicimos “nosotros”. Bien.No, él.Todos. No estuve ahí, lo viví,emocionada, día y noche, hora tras hora, solidarizando con los hombres enterrados vivos, y admirando a los rescatistas chilenos y extranjeros. Llorándomela toda.(Punto al borde, mi ex-marido es y fue perforista en Minería, jefe de sonajes y todo eso, y estaba participando en aquello, sin salir en la tele… )pero lo que es inaguantable del presidfente de Chile, es esa chochera con el papel, en su bolsillo, juguete de niño, y tantos otros gestos vergonzantes. Probablemente haga de nuestro país, un símbolo posible de apreciar en donde sea ,con un crecimiento inobjetable.
    Desde antes de su postulación a la Presidencia, en los tira y afloja entre la UDI y Renovación Nacional, me incomodaba esas camisas de talla de manga larga, hasta casi los dedos de sus manos. Un chiste. No más que eso. No he sido la única en referirme a ese evidente infortunio, de su perfección en todo orden.
    Soy una chilena alharaca, lo grito a los 4 vientos, poblada de liturgias dieciocheras, mi bandera, creo en lo patriótico y lo que es Soberanía. Esto lo digo como respuesta, a que no tengo “un chilenito” adentro. No hay pequeñez de espíritu en mí; solo una evidente diferencia de apreciación acerca de un hombre y su estilo, y no de las ideas o capacidad de trabajo que es respetable, y su talento de “rey Midas”, cuestión, que de verdad, espero saque a nuestro país de todas las miserias que nos identifican: sociales, educacionales, en el trabajo, los derechos humanos en todas sus categorías: étnicas, de género, de oportunidades, eN TODO. Aquí, y en la perspectiva que adopto para ver esta realidad que me incluye, aún cuando no sea compartida por tí, Alex, me parece que desde todo el espectro de nuestra idiosincracia, todos queremos lo mismo para Chile…el tema es la mediocridad y oportunismo que trasciende las opciones políticas como postura. Esa frase de la vejez, es poco afortunada. Mi propia expectativa de vida es diametralmente opuesta a esa : es arriesgada y frágil. Más no espero de un gobierno, y ni siquiera se me cruza en la mente pensarlo, que las soluciones provienen de un tipo o estilo de gobierno, o del Estado… cosa que no pasa por la dignidad ni de un buen pasar.
    Y por favor…el cuentito de la “alegría”… obsoleta y entendida que no le pertenece a nadie como para otorgarla, usarla como panfleto de ninguna especie, aún cuando la cancioncita aquella de hace 20 años atrás, la canté fuerte y a grito pelao, porque además veníamos con una fuerza, desde un lugar muy doloroso para muchos de nosotros, así es que ese estribillo muy pop, emocionaba, tontamente, pero conmovía. Claro que la alegría no llegó. O si llegó, pasó de largo. Toda la concertación, fue un despeñadero de todas las sanas y nobles esperanzas de un nuevo país…que, prontamente, invadido por chilenos, imprimieron sus huellas en el destino del Chile real.El dew hoy. No quiero anticipar nada. Quiero y sé que Piñera lo va a hacer bien, y muchísimo mejor que los gobiernos anteriores; porque nadie puede hacerlo peor, que el gobierno anterior y los predecesores…
    (el problema de los mapuches, transantiago, etc).
    El foco, para mí, desde el inicio de mi primer comentario, lo asigno a la superficialidad posible del gesto marketing, su sonrisa permanente y esas cosas prejuiciosas que me caracterizan. Tengo un cuñado de ese tipo. Es terrible!!! tan atento!!!
    Tan amable!!! Tan sonriente!!! Tan oportuno!!!
    Tan simpático: dan ganas de decirle:
    ¡¡Por qué NO TE CALLAS!!!!!
    (recordarás esa anécdota.)

    1. El gesto de márketing es incómodo para una mirada atenta, porque de que funciona, vaya que funciona!…
      Uno mismo de pronto se ve involucrado en tonterías.

      En otro post, sobre televisión, El Otro Nico habla de que la gente no se traga los discursos de la tv tan fácilmente. Yo creo lo mismo. Pero hay porciones de la población, una porción no menor, que se involucra hasta el tuétano con las verdades propugnadas por el noticiero… Y Piñera, desde hace 25 años es especialista en responder lo que se le antoja, y sacar frases de antología. Lo de marepoto y eso, son tonteras por ignorancia. Sin importancia. La perfección de Piñera como niño mateo lo caga.Perfecto el hombre. No se equivoca. Está en lo cierto. Porta un mesianismo q a la gente le gusta porque deposita en otro, lo que le corresponde. Fácil. Jesús cura a los ciegos. Anda donde Jesús. Piñera gestiona bien, ha hecho plata y no va a robar…Puta, que la haga él entonces. Tendríamos que evaluar además qué es hacer bien la pega. Si se trata de posicionar al país como un país que gestiona sus recursos y crece crece y crece, sin diferenciar entre crecimiento y desarrollo es probable que caigamos en el engaño de los índices sin reflexionar siquiera qué carajo queremos como sociedad. O qué entenderíamos por una sociedad buena. No recomiendo pasar la pelota sin saber a quién. O al menos preguntarse por ello.

      Gracias Lucha por tu siempre atenta lectura…

      1. Por aquí andamos más de acuerdo, analicemos al hombre en virtud de sus méritos, lleva apenas meses en el gobierno.

        El país debe crecer pero no solo hacia arriba, yo vería feliz si crecemos hacia adentro, hacia un chileno más completo y que no mire si el del lado es negro, chico o tiene las patas cortas.

  7. Cada vez que leo sobre Piñera en alguna parte que no sea La Tercera. Me queda la triste sensación de que los chilenos no soportamos el éxito de otros. No lo validamos. Nos seguimos avergonzando que uno de los nuestros jugando con las reglas que imperan en el mundo le vaya bien. Lo hemos hecho en todos los campos, recordemos a nuestra Gabriela Mistral, la chaqueteamos hasta el día de hoy. Siempre con buenos argumentos, plausibles, creíbles e incuestionables.

    Piñera es un millonario que ha traspasado nuestra fronteras con su empuje y su especulativa fortuna. Los tipos como él saben bien que la única manera de ganar es sumando, no restando. Sin embargo los chilenos parece que nos quisiéramos restar, empequeñecer. Si hacemos algo bien, como el rescate de los 33, no falta el chilenito que dice que lo hicieron los gringos y no fuimos nosotros. Nos sentimos más orgullosos de decir que la chilean way es hacer las cosas mal. Y lo publicamos a los cuatro vientos. Miren ¡somos como las pelotas!

    Personalmente no siento ninguna estima personal por el Presidente, más bien una envidia por sus millones y su suerte. Suerte que unida a su trabajo personal, porque el tipo trabaja aunque muchos quisieran convertir lo que hace en un divertimento.

    Que si tiene brazos cortos, probablemente, pero eso solo le importa al chilenito que llevamos dentro.
    La gabi, le decíamos a nuestra poetisa, acortándole los brazos cuando debió ser nuestra reina madre.

    No pienso pedir loas para Piñera por lo que es o lo que dice. Pero el tipo tiene el toque de Midas y quiere ser amado. Chile debiera actuar como la cuarentona interesada en el hombre que le permitirá una vejes sin escasez, un avanzar digno por la vida. Piñera le puede dar eso a los chilenos.
    Yo no pido que nos prostituyamos ni nos convirtamos en una especie de lameculos genuflexos. No. Simplemente sentirnos tranquilos frente a un presidente que puede convertirnos en un país con menos hambre y con más alegría, esa que hace 20 años nos prometieron y que nunca llegó.

    1. Alex, primero, gracias por leer y comentar,segundo, ese argumento de que “los chilenos no soportamos el éxito de otros” me recuerda el argumento histericillo de las compañeras de curso que en 1° medio argumentaban contra las “que les tenían mala” con la frasecita típica de; “lo que pasa es que me envidian”, sin ser capaces de ver por qué carajo esa disidencia se manifestaba.
      Eso de “chilenitos como las pelotas” también me asombra, precisamente porque si existen antecedentes y “argumentos, plausibles, creíbles e incuestionables” que te recuerdan que el trabajo de Piñera ha sido, como dices, la especulación arbitraria (cierto), la manipulación de influencias (cierto), el manejo de información privilegiada(vaya q sí), la traición a quienes confían en él (pregúntenle a Claro), los maniqueísmos políticos (pregúntenle a Evelyn Matthei), las contradicciones desafortunadas (recuerde cómo hizo su fortuna en dictadura), la pillería (violación de la libre competencia), prácticas antisindicales (LAN), fraude al Banco de Talca (declarado reo y rescatado de ir a la cárcel por la ministra de Pinochet, Mónica Madariaga), colusión (FASA), y un largo etc…que puedes ver aquí, acá, y acullá…podríamos pensar, sin chaquetear a nadie ni convertirse en un “chilenito” pelotudo, que el Presidente de la República de Chile, representa mucho más que a un simple emprendedor de “clase media” pujante. No se trata de Piñera naturalmente. Espero que entiendas eso.
      Las estructuras sociales, Alex, el control de los discursos (lo que se cree, lo que se entiende, lo que se piensa que es la realidad social)son probablemente preocupaciones continuas del Presidente. No por nada el hombre prefiere pagar las multas que la superintendencia le impone y que ascienden a 19.470 UF(más de 300 millones de pesos), o cancelar antes de ir a juicio (no es conveniente que el mundo se entere en lo q anda metido)un friolera (como dicen los periodistas) de 88 millones de dólares al ser acusado de colusión en Estados Unidos el año 2008.Es más sencillo (y prudente política y económicamente) pagar la multa que caer en evidencia.

      El Chilean Way, probablemente es lo de menos. La ANFP, probablemente (especulando,como lo hace el presidente) quizás es lo de menos. La instalación de lógicas capitalistas en el Estado (herencia que también le endoso a la Concertación, por cierto)me preocupa. Hasta la UDI le cree poco al presidente. Recuerdas cuando eran las primarias en la alianza?…Ahora tampoco lo quieren y lo acusan de personalista, algo así como “nos ocupa para llegar a la Moneda y después no nos da bola”. En fin.
      Es fácil caer en la tentación de creerle a la sonrisa perpetua, los argumentos de las juiciosas madres (con todo el respeto que merecen; mi madre fue pinochetista, y ahora se declara liberal), y olvidar que tras toda la parafernalia y show mediático, no tienes a Piñera, sino a toda una estructura de poder(político y económico)que perpetúa las desigualdades del país, promueve las inversiones extranjeras (especulativas tb) como panacea, y determina las condiciones del juego que se juega. Y claro, ser juez y parte es favorable, ¿cómo no va a andar con una sonrisa en la cara si cobra los penales, los patea, y el arquero es su amigo y le debe su carrera…? Gol seguro.
      Por otro lado, la idea de que “Chile debiera actuar como la cuarentona interesada en el hombre que le permitirá una vejes sin escasez, un avanzar digno por la vida” me parece muy desafortunado. Lo que dices es un eufemismo de: “los chilenos deben prestar el culo como una cuarentona que se le va la micro, no importan las consecuencias, porque tendrá plata para arreglarse la cara, y ponerse tetas”, al menos parecerá feliz. Bueno, no es eso precisamente lo que pienso acerca de un “avanzar digno por la vida”.
      Sobre lo de la alegría ya viene. Tendríamos que pensar qué carajo entendemos por alegría, para ver si llegó o no. Si le preguntas a la mayoría de los grandes empresarios chilenos, el crecimiento del país se sustentó en ellos, y los réditos los vieron y los ven. Algo de felicidad deben tener, a no ser que pasen sus días llorando y luchando por las injusticias sociales, y revisen el coeficiente de Gini día por medio para ver cuánto han contribuido a mejorar la desigualdad del Chile que quieren.
      Por cierto, no creo que los empresarios sean todos malos. Hombres honorables deben haber, y los hay. Sólo trato de instaurar la sospecha como práctica, para no obviar que lo evidente, a veces, no se parece mucho al trasfondo del asunto, que por cierto, estoy lejos de conocer.

      Suerte y gracias otra vez…

      1. Lo siento, pero no has logrado entregar un sólo argumento que pruebe que mis afirmaciones no son erradas. Simplemente repites el mismo discurso que yo he criticado ya.

        Puntualizo algunos hechos.
        Chile creció durante los últimos 20 años producto de que la Concertación administró bien el modelo neoliberal de Pinochet y que el precio del cobre se disparó. Si los empresarios lo hicieron bien o mal es su pega, tienen que hacerlo bien o quiebran.

        El chileno de a pie ha visto mejorar su nivel de acceso a bienes de consumo, más baratos cada día producto de los avances de la tecnología. No del gobierno.

        La salud y la educación son una mugre y apestan. estamos llenos de profesionales que no saben ni ortografía.
        Hace unos días fui a un hospital público, funcionarios en paro por que les quitaron un día de paseo… Normalmente atienden hasta las 11 de la mañana, el resto conversar en el cómodo centro de atención…

        La alegría prometida debió modificar eso y no lo hicieron, eso era lo que esperábamos, no vender más uva y celulosa.

        Como se hizo millonario Piñera, es un problema de él y su conciencia. No me interesa, no lo aplaudo, ya lo dije lo envidio y si yo no soy millonario es porque seguramente no tuve las agallas para pisotear a nadie, ni mi papá los amigos de don José Piñera.

        Pero lo que él haga como gobernante es distinto.

        Y si como él, nosotros los chilenitos en lugar de criticar porque tiene bracitos cortos nos pusiéramos a trabajar en hacer todo bien, no sólo el rescate de 33 mineros, Chile sería distinto y mejor.
        Si la gente en los hospitales trabajara toda la jornada y no un cuarto de día y un largo etc más… nuestro país sería distinto. Pero es más fácil mirar al rico como un bandido y mofarnos del que es más brillante o tiene éxito.

        El precio del cobre seguirá alto y este gobierno va a ser exitoso por la fuerza del dinero, la misma fuerza que nos ha empujado los últimos años. Yo quisiera ver menos crítica pequeña y más grandeza. Pero históricamente hemos sido así y parece que no va a cambiar.

        Respecto del enlace que pones, tengo mejores fuentes de información que un diarito de gobierno. Te podría replicar con preguntas acerca de cómo algunos políticos de izquierda hoy tienen grandes propiedades si cuando los conocí (en algunas reuniones clandestinas) hace 30 años andaban de a pie y con trajes más viejos que el hilo negro, pero ya lo dije, eso a mí no me interesa, cada uno con su conciencia.

        1. “Lo siento, pero no has logrado entregar un sólo argumento que pruebe que mis afirmaciones no son erradas”. Doble negaciòn. Expreso mi confusión.

          Por otro lado, no entiendo muy bien eso de “hacer todo bien”. “Cada uno con su consciencia”, etc… Insisto en que el problema son las lógicas. Insisto en que el problema no son en sí mismo los empresarios, ni Piñera. Insisto que tras la propugnación de libertades individuales económicas por sobre las libertades individuales cívicas hay un conflicto. Insisto en que no es cuestión de partidos (criticar los mesianismos neoliberales no me hace de izquierda ni me hace pro-concertación). El problema está en poner bajo la lupa económica otra vez, una evaluación que compete al desarrollo de sentidos de la vida. La instauración de esta lógica, una práctica que a la sociedad humana le ha traído más perjuicios que virtudes, redunda en la creencia de que si el juego es la plata, quienes la administran y la poseen saben mejor que nadie cómo administrarla y seguir teniédola. Piñera es hijo de esta lógica. Si insistes en separar las aguas pensando que Piñera y su séquito después de tragárselo todo, dejarán de hacerlo cuando ahora tienen el beneplácito legal y el control del Estado, me parece simplemente tierno.

          Ladrones de cuello y corbata hay en todas partes Alex. La Concertación los favoreció, y en la Concertación se fecundaron varios. Dices; “te podría replicar con preguntas acerca de cómo algunos políticos de izquierda hoy tienen grandes propiedades si cuando los conocí (en algunas reuniones clandestinas) hace 30 años andaban de a pie y con trajes más viejos que el hilo negro”. ???????????????????????????????????????

          Precisamente a eso merefiero, a la lógica instaurada. Marx denunciaba alienaciones a destajo. Dominaciones estructurales. Dividía las aguas entre clases dominadas y dominantes. Lucha de clases. Hoy la historia es otra, podríamos entenderlo con postmarxistas como Gramsci y la instauración de hegemonías que reproducen modelos que permiten la sobrevivencia, si se quiere, de esta otra burguesía(siempre ha sido así; los burgueses eran los revolucionarios y hoy son los jefes). La “izquierda” derechizada no es ningún secreto.

          Allende dijo que no era el presidente de todos los chilenos. Piñera podría decir lo mismo…Honestamente.

          Insisto, porque hay q ser cuidadosos. El problema, otra vez, no es Piñera. Pero cómo haya hecho su fortuna, cuando se habla de quien administra los recursos chilenos, y decide orientaciones de largo plazo e impacto, no creo que sea un hecho menor.

          Termino autocitándome a lo Garretón:

          “El problema (…) radica en la instalación de una lógica que nos sitúa en la comodidad y la abulia, creyendo que la delgada línea entre los beneficios del capitalismo y los perjuicios que genera, está resuelta cuando la empresa privada y los poderosos asumen a la responsabilidad social, como panacea para blanquear la repartija. Hoy, la idea de base es que necesitamos emprendedores, no seres humanos. Y que la solución está en delegar todas las responsabilidades posibles, para ver si el goteo nos favorece”.

          1. La doble negación ya no existe…
            Pero si quieres la expresamos así: sigues sin demostrar que la razón está de tu parte y no de la mía.

            Hubo un tiempo que nuestro país producía poetas y los acusábamos de pueblerinos, nos burlábamos de su éxito, se ganaban el Nobel afuera y el Premio Nacional después.

            Hoy es el tiempo de producir millonarios, los economistas chilenos han ganado espacio en el mundo. Entonces los acusamos de ladrones, de especuladores y finalmente decimos: ¡¡es un empresario millonario!! Y lo decimos con escándalo.

            La constante es la misma. Sean poetas o millonarios, los chilenos les encontraremos los bracitos cortos o los “acusaremos” de homosexuales.

            Es cierto que la lógica que impera hoy es la de la economía. ¿Y qué haremos entonces? Irnos a Cuba… yo sigo las batallas de los cubanos por escribir un blog… con SMS porque no los dejan acceder a internet. La de los venezolanos… cuyo general en jefe es narcotraficante? donde tienen un accidente y se les pierden los rescatistas… La de los chinos… que nadie sabe porqué se suicidan a un ritmo espantoso…

            Chile es hoy, virtud de nuestro trabajo. Desde Pinochet hasta Lagos. Desde la señora que hace el aseo en mi casa y mi padre que se levanta todos los días a las 7 de la mañana a trabajar a sus 73 años. De todos.
            Repito. Chile es hoy un país rico y necesitamos un ricachon que lo viniera a manejar. Eso ocurrió. No podía ser una doctora a cargo de un trasatlántico…
            Por eso yo digo, dejémoslo trabajar, si eso le sirve a todos, el gallo está trabajando para todos nosotros. Si favorece a algún amigo… y nosotros no hacemos lo mismo en nuestras pegas…

            Está bien que no nos guste el sistema, el mundo como camina hoy. Critiquemos eso. No simbolicemos en una persona, que está trabajando, nuestra molestia. Cuando lo hacemos nos golpeamos en nuestras propias canillas y sale el chilenito que hablaba de la Gabi, cuando se refería a nuestra única reina.

  8. Debe haber buenos empresarios. Esta mínima frase incrustada en el texto, me hace tambalear todo el análisis.Pero ni tanto.
    Respecto de todo lo demás, estoy más que de acuerdo.
    Y lo dije, y lo supe, desde antes, desde siempre.
    (tan visionaria yo!!! Jé)
    Este sujeto es un señor de esos estudiadamente producto de un marketing, para ser un vendedor de marca mayor (funcionario del gobierno y representante del Estado) que vende no solo lo que se comercializa, sino todo lo que es la “venta”.
    Trabajé vendiendo libros, perfumes, joyas, cosméticos, estudié en la Portales TODA ESTA MIERDA, y es un factor de cualidad que se suma para el cierre de venta. Aquí, no debieras lamentar lo de Quintay. Creo que fué una jugarreta de tu fatídico destino, encontrarte con “bracitos cortos”, porque hoy, el es “Julio Iglesias”. O “Rafael Araneda”.
    (Por eso del corte de pelo ochentero), a quien pudiste”sacarle la foto” (esa que se sostiene con la mirada y el olfato).
    Este hombre venderá a Chile quizá no formalmente, en lo evidente; pero sí nuestros bailes folklóricos, nuestra bandera, nuestros fracasos, nuestros aciertos como país, porque todo es producto y vendible desde su óptica seductora de vendedor de productos médicos en los pasillos de las consultas privadas. El tipo es lo que es.
    Y me temo, que con este presidente, no solo es el presi que elegimos, sino también…Somos el país que
    merecemos.
    Desde nuestra trinchera de oposición, ya no política, ni de discurso, nos queda solo no dejarnos azotar por esta ridícula imagen que se supone nos representa y en mi caso, en realidad, avergüenza, enarbolando alguna bandera de cualquier color menos roja, que nos reúna a los disidentes de lo cursi, escribiendo, pensando, y ahogándonos, dando brazadas de ahogado. Por lo menos fuiste a Quintay y comiste empaná.

    1. creo que tu apreciación es en un rango muy personal, sin peso y definitivamente sin criterio.No por tener un presidente empresario, va a significar que lucre personalmente con nuestro país,con esfuerzo llego al poder y ha hecho las cosas bien, han sido años muy complicados para Chile, sin embargo,se ha destacado en el exterior por medio de nuestros frutos y como un país con gobierno justo, e igualitario… la unidad que busca Sebastian Piñera no se concretara mientras las mentes egoístas de la oposición con falsa propaganda ensucian la imagen de nuestro presidente por lo tanto de Chile y todos los Chilenos.

      1. Como ciudadano del exterior le comento señorita, que al señor piñeira se lo considera un ser bastante despreciable. País con gobierno justo e igualitario? Hay que perder el sano juicio para llegar a esa visión, basta traer a la mente la palabra educación para echar por tierra cualquier esperanza de justicia e igualdad.

    2. Dejemos que culmine su Gobierno. Es un hombre de Empresa, y tiene mucho capital, por lo tanto creo que como Presidente es transparente pragmático y honesto.

Comments are closed.