Cámaras de vigilancia, o, cómo carajo llega una sociedad a mirarse los calzones sin descaro.

One thought on “Cámaras de vigilancia, o, cómo carajo llega una sociedad a mirarse los calzones sin descaro.”

Deja un comentario