Michel Foucault: Sexo, drogas y el panóptico.

Antiguos, Escritos, Seguridad y Vigilancia, Sexo & Poder — By on julio 12, 2010 at 16:10

Por Sebastián Góngora

Complejo resulta dar cuenta de una vida, y más aún si ésta representa tan icónicamente ciertos aspectos de nuestra disciplina. Sabido es que Michel Foucault concentra gran cantidad de artículos, ensayos, libros y actividades registradas, por tanto me remitiré exclusivamente a su obra y a aquello que por dicho, resulta absolutamente atractivo para los ojos de quienes se declaran directamente foucaultianos. Lo atractivo es el hecho de que un hombre de brillantez reconocida, por un lado haya tenido una vida sobria e intelectual, y por otro, haya sostenido actividades tan alocadas y desinhibidas. La capacidad de combinar de manera sutil esas dos facetas, hace más interesante su lectura. Es por esto que esta casi reseña bibliográfica se abocará a la combinación de ambas facetas.

Michel Foucault nace en Poitiers (Francia) en 1926. Estudió Filosofía y Psicología en la Escuela Normal Superior de París. Enseñó Filosofía en Túnez y en las universidades de Clermont-Ferrand y Vincennes. En 1971, fue nombrado profesor de “Historia de los Sistemas de Pensamiento” (¡vaya cátedra!) en el prestigioso Collège de France (¡VAYA CÁTEDRA!). Murió en 1984, producto del SIDA. A la edad de 57 años, quizás pasaba por su “mejor momento”, siendo uno de los intelectuales más respetados y famosos del mundo. Exploró varios campos del conocimiento, entre ellos la antropología, la historia, la ciencia política y, evidentemente, la sociología. Fue llamado por algunos como un estructuralista, y por otros, post-estructuralista, como si las propias corrientes teóricas quisieran albergarlo.

Lo cierto es que poco importa, ya que sus obras a pesar de no contener mayor complejidad y análisis lingüístico, sí muestran gran creatividad, genialidad, agresividad y transgresión. Por otro lado, Foucault se definía como un nietzscheano y la única definición que aceptaba era la de arqueólogo, como muestra de su gran persecución por los aspectos culturales de la vida en sociedad y, por supuesto, sus análisis profundamente arraigados en la historia.

Analizó los mecanismos de poder que operan en la sociedad capitalista y su influencia en la conformación de la subjetividad de los sujetos. Esto le permitió reinterpretar las definiciones clásicas de poder, que reducían el análisis a un plano represivo y jurídico. Con esto pudo concluir que el capitalismo avanza con tranquilidad gracias a que operan “micropoderes”, que son legitimados por el cuerpo social-institucional, y que ejercen y se instalan desde las profundidades de la vida cotidiana, hasta en niveles macro, generando una relación de dominadores y dominados. Eso sí, es necesario decir que Foucault obvió las resistencias que pudiesen surgir dadas las condiciones de los dominados. Esa temática la desarrolló el francés De Certau, estableciendo una fundamental distinción entre las imposiciones de la clase dominante, y las prácticas alternativas generadas por los dominados para resistir a dicha hegemonía (en el sentido Gramsciano).

Más adelante, el llamado “genio” cambió el rumbo de sus investigaciones dejando de lado la “micropolítica”, para así adentrarse en la relación existente entre Estado e individuo. Se puede decir que ésta no se centra en el Estado propiamente tal, sino en las prácticas que constituyen los medios de dominación y el gobierno. Fundamentalmente, le preocupa el poder que la autoridad ejerce sobre los individuos, en la que se administran las conductas y acciones más personales. La paranoica, pero no por eso menos cierta idea del panóptico se hace presente, influyendo en áreas tan distintas como la Psicología, la Sociología y los estudios urbanos.

Foucault llevó una vida extraordinariamente agitada y sabrosa, que tiene directa relación con sus obras. Esto mismo afirman algunos autores y biógrafos, como por ejemplo, Didier Eribon, que propone en su libro Michel Foucault (Anagrama, Barcelona: 1992) por una parte hacer la historia de su obra para “poner en escena y otorgarle, en esta historia, un lugar determinante a la homosexualidad (…) no se trata de explicar el contenido de la obra de Michel Foucault a través de su homosexualidad o de sus prácticas sadomasoquistas, pero éstos son elementos que no se pueden dejar de lado, al tratar de entender aspectos de su producción intelectual” .

Foucault sentía una gran atracción por temas relacionados con la sexualidad en general (gran demostración es su profuso estudio sobre la Historia de la Sexualidad), y la homosexualidad y el sadomasoquismo, en particular. De cierto modo, tenia las “trenzas lisas mi tío”, por lo que no sólo se limitó al estudio de esas prácticas, sino además a su experimentación. Siendo un lector apasionado del Marqués de Sade, vio reflejada cierta sabiduría en él, mencionándolo, exaltándolo y criticándolo en algunas de sus obras.

Se cuenta que, en sus repetidos viajes a San Francisco, se vio muy atraído por la emergente comunidad gay, el sexo impersonal, las drogas casuales, por los saunas o casa baños y por los centros de la actividad de “cuero” que sucedían en la época. Tal como cuenta James Miller, Foucault confiesa a Simeon Wade que “ese modo de vida me parece extraordinario, increíble. Esos hombres viven para el sexo y las drogas casuales. ¡Increíble! En Francia no existen lugares así” . Nuestro autor se interesaba por todo tipo de experiencias que llevaran su cuerpo y mente profundamente al límite; situaciones que lo llevaran a tocar lo sublime, lo incomparable, lo prohibido, lo alucinante, lo deliberante, en fin, el éxtasis. Es por esto que experimentó con todo tipo de drogas, siendo el LSD su preferida, ya que lo llevaba a una completa liberación.

Sin duda que una de las mejores enseñanzas que nos deja la vida y obra del “genio”, es esta relación de experiencias-límites y la búsqueda del yo. Donde la moral tiene atavios difusos, y la experiencia va más allá del potencial juicio. Por otro lado, sabida es la influencia del autor en las Ciencias Sociales, y su enorme aporte al conocimiento de la realidad social.

Entre sus obras se destacan: Historia de la locura en la época clásica (1961), Nacimiento de la clínica (1963), Las palabras y las cosas; una arqueología de las ciencias humanas (1966), Vigilar y castigar (1975), y su Historia de la sexualidad en tres tomos: Introducción – Volumen I (1976), El uso del placer – Volumen II (1984), y La inquietud de sí -Volumen III (1984).

2006

14 Comments

  1. Recientemente he conocido a Foucault y ando pensándolo. Os pongo un link para reflexionar.

    http://elpensadorchiflado.blogspot.com.es/2012/08/el-intelectual-un-dia-locos-con-foucault.html

  2. Hey I definetly love your editorial and it has been too fine therefore I am gonna bookmark it. I Have to say the exceptional research you have done is definetly remarkable !! Who does that additional research now days? Well Done !! Also one more suggestion you caninstall a Translator Application for your Worldwide Readers !!!

  3. Hello I definetly adore your write-up and it was so pleasing and I am gonna save. One thing to say the Wonderful research you have done is greatly remarkable !!! No one goes that extra mile these days? Well Done !!! Also one more advise to you is that you shouldinstitute some Translator Application for your Global Audience …

  4. Lenard Kewal dice:

    Numerous of my buddies mentioned in my experience that numerous articles or reviews in regards to the weblog could possibly be of misleading towards readers several with the composing are likewise subjective. I just agreed together but I do think that might be nevertheless some blogs which may bring up great worth towards the reader.

  5. I would like to thanks for the time you have contributed in composing this blog. I am hoping the same best article from you in the future as well. In fact your creative writing abilities has inspired me to start my own blog now. Truly the blogging is spreading its wings rapidly. Your write up is a fine example of it.

  6. I’ve been here a few times and it appears like your articles get more informative every time. Maintain it up I appreciate reading them.

  7. very nice post, i actually love this web site, carry on it

  8. While writer’s obstruct is difficult to deal with, there are some simple techniques that can really help all writers. When I was in seventh grade, I needed to write a series of vignettes, such as those of Sandra Cisneros’ “The House on Mango Street.” I had a TERRIBLE case of writer’s obstruct, and I used that to my benefit. I wrote a short story about a wall that blocked ideas from exiting my brain and going to my hands to write it, and it turned into one of my favorite stories I’ve written.

  9. I am just commenting to make you understand of the useful experience our girl had using the blog. She discovered many pieces, most notably what it is like to have an ideal coaching spirit to have a number of people with ease learn about specified problematic subject matter. You actually did more than our expected results. Thank you for providing these precious, trustworthy, edifying and also cool thoughts on your topic to Kate.

  10. Very interesting blog about %BLOGTITLE%. I loved reading it. Are they real jpgs or has the artwork been touched up. Thanks for blogging this useful information.

  11. I’m not in a position to view this website correctly on firefox I feel there’s a drawback

  12. Pablo dice:

    me interesa como Foucault estudió el poder y la dominación y cómo estos se legitiman en todo los ámbitos de interacción social. Por lo mismo creo que tuvo esos arranques sadomasoquistas vestido de cuerinas y cadenas. Tuvo que experimentar también esa forma de dominación sexual, tuvo que ser objeto de estudio de ese tipo!!…menos mal…cuanto nos ahorró!

  13. “a que sus obras a pesar de no contener mayor complejidad y análisis lingüístico, sí muestran gran creatividad, genialidad, agresividad y transgresión”.

    Cuando recibimos este artículo no sentí que uese una acepción errada. Quizás, porquemi conocimiento sobre el autor estaba limitado a sus obras de base. Luego, Las Palabras y las Cosas te sorprenden por el peso, precisamente, de su complejidad.
    Vigilar y Castigar es otra cosa.

    No creo que sean pocas las generaciones inspiradas por la mirada realista, sensata y tan gráfica que Foucault manifiesta en ese libro. Luego, varios, varios siguieron la senda.

    Este artículo se publicó en el primer número de Lapala. En el año 2006. Tiempos aquellos; las drogas casuales nunca estuvieron tan cerca…

Leave a Comment