Los cuerpos uniformados (a propósito del documental "El desalojo").

Escuetos — By on julio 1, 2013 at 01:33

Por Claudia Hernández Del Solar

La primera pregunta que una alumna hace a lo informado por el Director del Liceo acerca de lo que ocurriría, de mantenerse en la resistencia, es por su cuerpo. Se pregunta por la aplicación de violencia. Pregunta si ellos mencionaron algo sobre cómo tratarán a sus cuerpos al momento de la detención.

Cuando el cuerpo de los estudiantes se enfrenta al cuerpo de Carabineros, el cuerpo estudiante a través de su comunicado, explica la razón de su decisión de mantenerse allí; de noche en el suelo del patio del colegio, abrazados unos con otros.

Buscan reformas, no reestructuraciones. Buscan impedir que usen un espacio que les pertenece. La toma como expresión de unificación en un movimiento social y de la impotencia de éste.

Al escucharlo, el superior a cargo de ese otro cuerpo, uniformado de verde, intenta por última vez, advertir que la detención no es lo que desean, “pero tenemos que cumplir con nuestra obligación”. Todos ellos, como un cuerpo obediente, dicen no tener otra alternativa que llevarlos detenidos; dicen que son ésas las reglas del juego.

El cuerpo estudiantil responde con un silencio y luego con un grito que los cohesiona. El “Vamos compañeros” da inicio al procedimiento que el cuerpo de carabineros se ve “obligado” a realizar. Completamente obedientes y no deliberantes, van tomando uno a uno los cuerpos con peso muerto de cada uno de los más de cien estudiantes que prestaron su integridad para mantener su posición con respecto a una exigencia.

Pregunto entonces, ¿quién nos defiende? ¿el cuerpo verde o el cuerpo blanco?

Responder implica cuestionar lo que entendemos por “orden”. Ese orden que se busca mantener, es precisamente el que nos mantiene creyendo en la verticalidad de lo humano. Tanto en la clase, como en la particularidad de toda vida. Responder esta pregunta implica reconsiderar que ese periodo de la niñez, cuando un niño o una niña pregunta insistentemente el porqué de las cosas, va buscando respuestas que se transformaran, muchas veces, en certezas que le permitirán entender cómo funciona el mundo donde le ha tocado nacer. Será en la pregunta que se hará más tarde, cuando comience a cuestionar dicha certeza y se rebele ante ella. Además, se rebelará también ya que agrega a la pregunta del ¿porqué? la pregunta por el ¿quién lo dice?.

Es aquí, justo aquí donde los estudiantes nos invitan a situarnos, y a tal como ellos, volver a hacernos estas preguntas. Nos muestran que la verticalidad de la sabiduría tampoco parece ser tal.

zp8497586rq
Tags: , , ,

Comments are closed.