Los Comportamientos Ordálicos: un libro pertinente

Diapos, Escritos, Infancia y Niñez — By on mayo 15, 2012 at 11:55

Por Carlos Bassaletti Q./Canadá

Después de terminada la lectura del libro investigativo del destacado sociólogo Dante Bravo, titulado “Los comportamientos ordálicos”; no puedo dejar pasar la oportunidad de compartir mis reflexiones respecto a este palpitante sujeto, que hasta hace muy poco tiempo, era prácticamente desconocido para el grueso de la población mundial, y lo que es peor, para aquellos profesionales que de una u otra manera debieran estar al tanto de esta problemática que vive nuestra preciosa juventud.

Ciertas autoridades francesas, ya están trabajando para que la juventud no arriesgue sus vidas en “juegos” peligrosos; fenómeno que por sus proporciones y consecuencias, se está transformando en un “problema de salud pública”.

            Como lo expresa Dante, la concepción ordálica no explica todo, “pero ella puede dar los códigos que permitan abrir ciertas puertas, sobre todo, las que separan el mundo juvenil del mundo adulto”. 

            Es tangible que en cada época de la historia humana ha habido “desencuentros” generacionales por diversas razones, evidencia que es tan antigua como la mentira. No obstante, hoy, en un mundo globalizado, digital y consumista hasta el tuétano, muchos de estos “desencuentros”, son inexplicables para los padres (también para la juventud), e incluso para profesionales de la psicología, trabajadores sociales, médicos, sociólogos y otros, que de una u otra forma, y en mayor o menor grado, están relacionados al mundo de la niñez y la adolescencia.

Personalmente, conocía poco o nada sobre el tema antes de leer esta pertinente investigación. La verdad es que me ha marcado profundamente el hecho de que en diversas latitudes, niños y jóvenes pierdan la vida al arriesgar, concientemente o no, su existencia; buscando precisamente una justificación, sentido u objetivo, a su pernoctar en este mundo, el que ellos -nuestra juventud-, no siempre logra discernir, y en el que nosotros mismos, los adultos, perdemos la brújula de manera cada vez más cotidiana. Nuestros modos de vida cada vez más y más se alejan del silencio, de la reflexión y de valores que han demostrado en el tiempo su plena validez. Hago referencia, por ejemplo, a la solidaridad, la cooperación, la escucha y la familia, por citar elementos que son conocidos por todo lector.

            En su introducción, el libro entrega ya una pista interesante para el posterior análisis de estos juegos peligrosos (ej. el conocido “juego del pañuelo”), que en oportunidades cuestan la vida de lo mejor de la humanidad: los niños y jóvenes. En dicha introducción se escribe: “A todas las generaciones, no concernidas por la revolución informática y tecnológica actual, les es muy difícil (me incluyo) entender los nuevos conceptos de mundo binario o mundo virtual, por ende les será muy difícil conocer el mundo de los jóvenes viviendo al medio de esta nuevas tecnologías”. El autor añade: “Mi objetivo en esta investigación, es el de identificar y analizar las causas y las consecuencias de online casino estos juegos peligrosos a los que llamaremos “juegos ordálicos”. Prosigue: “Yo quisiera hacer emerger las numerosas variables que intervienen en este proceso, y demostrar que nos encontramos frente a un fenómeno societal complejo con fuerte significado, pero imperceptible para el mundo adulto”.

Mi comentario (no narraré el libro ni su final), es que el autor logra con creces su objetivo investigativo. En consecuencia, me resta instar a todo lector posible, la revisión de esta obra acerca de un fenómeno que es de urgencia conocer y buscar pistas de solución de acuerdo a la realidad chilena, para que nuestra preciosa jueventud no arriesgue de una manera absurda sus vidas únicas, maravillosas e irremplazables.

            Es innegable, como lo atestiguan las páginas de este libro, que en las etapas de la niñez y juventud, se vive toda una pérdida de referencia frente a la multitud de elecciones ofrecidas por la sociedad y ello afecta a su orientación en la búsqueda de sentido y de significación a sus vidas.

             A modo de conclusión muy personal respecto a este libro -que recomiendo sin tapujos-, es que sus páginas nos regalan una luz de esperanza para conocer y trabajar en este complejísimo fenómeno, pues debemos reconocer que la calidad de vida de nuestra sociedad y, en especial de nuestra juventud, no se mide por el ratio de celulares, iPad o computadores por número de habitantes, sino más bien, por índices tales como calidad de educación y acceso a la práctica de deportes, medicina y recreación. Y si como sociedad deseamos ocuparnos de la juventud más que preocuparnos, debemos reconocer también, que el mejor regalo que le podemos dar a un niño o niña, es una familia, y la inversión más productiva en la niñez y juventud, es el tiempo que los padres y adultos consagramos a ellos.

            Buena lectura de “Los comportamiento ordálicos”.

Tags: , , ,

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment