9 Comments

  1. Carolina Quiroga
    10/11/2011 @ 12:16

    Estimado Miguel,

    gran reflexión. Efectivamente concuerdo contigo con respecto al paradigma dominante particularmente en Chile sobre la no sustentabilidad. De todas formas creo que luchar por el cambio hacia el paradigma de la sustentabilidad no significa dejar de tener claro cuáles son nuestros sectores productivos, ya que querámoslo o no Chile necesita un motor de productividad, trabajo e ingreso. Por mi parte apelo a que esos sectores reinviertan sus utilidades en mejoras en los puestos de trabajo, en su relación con las comunidades locales y la integración de criterios ambientales y de buen uso de la energía sobre sus políticas.
    Tal como señalas los balances energéticos entregados año a año por el Ministerio de Energía (http://antiguo.minenergia.cl/minwww/opencms/14_portal_informacion/06_Estadisticas/Balances_Energ.html) muestran claramente el camino que ha seguido nuestra matriz energética. De hecho en 1990 el 45% de la generación de energía provenía de centrales termoeléctricas (que no sólo son a carbón sino que a gas y disel) y un 55% de la generación de energía provenía de hidroeléctricas. El quiebre se produce durante el año 1998 en donde la generación de energía termoeléctrica se incrementa sobre la hidroeléctrica. En la actualidad, el 67% de la energía proviene de termoeléctricas mientras que un 33% de hidroeléctrica.
    La dureza de estas cifras creo que también lleva a reflexionar sobre la generación hídrica de energía y su pertinencia dentro de la matriz. Pero más allá de este conflicto específico, considero que el gran defisit de nuestro país es no contar con una política energética. Los efectos que esto tiene son claves. No contamos con directrices ni lineamientos claros y coherentes para la generación de políticas. Esto significa perpetuar el modelo actual (ley promulgada en el año 1978) en donde el marco legislativo permite al Ministerio de Energía a tomar “sólo” un rol indicativo respecto a las necesidades energéticas, sin poder dirimir que a través de qué tipo de fuente se debe generar la energía y en donde está se debe ubicar, otorgándole un lase far al mercado.
    *Durante el año 2008 se desarrollo la estrategia “Política Energética: nuevos lineamientos” la que no sé alcanzo a traducir plenamente en leyes y normativas o instrumentos de gestión, por lo que ha quedado en gran medida como un documentos más.

    Cariños

    • Miguel Salas
      22/11/2011 @ 08:49

      Hola Carolina, si claro, hay sectores productivos que efectivamente “ya son”. Tienes razón en que debemos velar para que su proceso sea el mejor, no sólo en términos ambientales o tributarios y etc…sino que yo agregaría también que en ciertos casos debería haber una participación ciudadana que garantice que esto sea lo más democrático posible: en casos como Pascua Lama, Hidroaysén, Castilla, o Isla Riesco, que poseen impactos enormes y son a todas luces nefastos para el país se debería trabajar con el plebiscito vinculante o aplicar el principio precautorio. Los ciudadanos, con su respectivo debate e información, serían quienes decidan ante tales calamidades.
      Ahora, comprendo lo que los gringos llaman NIMBY´S, “no en mi patio trasero” sin embargo estos no son elementos “necesarios” ni tampoco apuntan sólo al “patio” de una comunidad sino que al de todo el país.

      Efectivamente la matriz se carbonizó por una sola razón: un mercado en manos de privados hambrientos que sólo buscan llenarse los bolsillos. Tienes razón en la no-política energética.

      Por otro lado, hace poco un nuevo actor social entró en el debate público: “Democracia para Chile”, fueron quienes se tomaron el congreso. Su principal tarea, para empezar, es llevar a cabo la reforma constitucional que permita la generación de plebiscitos vinculantes y multitemáticos. Creo que iniciativas como éstas aportan a construir una nueva matriz energética y tb un nuevo país. Los técnicos designados ya sabemos quiénes son.
      Saludos! Miguel

  2. Maite
    10/11/2011 @ 15:32

    Hace poco menos de un año se ha puesto en marcha dentro del Ministerio del Medio Ambiente un proceso que busca reorientar no sólo el proceso de EIA sino que también el ingreso de nuevos proyectos que afectan en gran medida los ecosistemas. Este proyecto, cofinanciado con la Unión Europea se llama Evaluación Ambiental estratégica, la que en resumidas cuentas pretende transformar el paradigma de crecimiento centrado en la explotación de recursos naturales hacia una mirada donde “lo sustentable” sea el timón que conduzca los procesos de toma de decisión. Así como les explico, y cómo puede leerse el proyecto suena bastante bien, y podría pensarse que a través de él no se repetirían casos como los de Pascua Lama, Hidroaysén, Isla Riesco, Castilla, y así, suma y sigue.
    Lamentablemente estos procesos reformistas no cortan con la raíz de la podredumbre de nuestro sistema de “toma de decisión” ya que no transforma en la bases políticas lo que debiera transformarse. Nuevamente se propone que sea un “Comité de Ministros por la Sustentabilidad” quienes, con en el beneplácito de nuestro “ilustre” Presidente de la República, sean quienes determinen “qué, cómo y cuando” debe implementarse un proyecto. Un poco más de viejas recetas.
    Mientras no se transforme el sistema binominal, mientras no decidamos dónde destinar los impuestos generales, mientras la política ambiental se centre en compensar o regular directamente en vez de implementar un sistema de desincentivo eficaz y mientras el costo de pagar una sanción por daño ambiental sea más económico que implementar un sistema de No (no a medias, NO!!!) contaminación, Proyectos como la EAE o cualquier reforma no tendrá sentido.
    Por otro lado gran parte de las discusiones se concentran en los impactos sobre el medio natural no apelando, o si se hace de una manera bastante desinformada, sobre el medio social y los efectos que éste tipo de proyectos tiene no sobre una localidad vecina, sino sobre un territorio que se extiende cada vez más allá de las barreras espaciales.
    En fin,me parece buenísimo que se presenten este tipo de trabajos en los que podamos informarnos un poco mejor sobre lo que acontece. Sin embargo creo que de eso ya hay bastante, y sería bueno ver de qué manera avanzar en un cuestionamiento institucional severo que demande un real rol estatal, revolucionario que erradique esta lógica clientelista que sigue presente en la política chilena

    Saludos
    Maite

    • Miguel Salas
      23/11/2011 @ 09:43

      Hola Maite, efectivamente los cambios de fondo son necesarios de modo que lo urgente sería transformar el sistema político en su totalidad.
      Ahora, el ensayo aborda brevemente cómo la epistemología positivista que cosifica el medio ambiente también es una fuente del problema. Tal vez más profunda que la política, sería discutible. Bueno, el punto es que esta epistemología, es la que está presente en quienes gobiernan y llegamos así al “progreso ciego” (edgar morin). Los cuestionamientos serios pueden venir de la racionalidad ambiental (enrique leff) donde más allá del mutilamiento positivista, se desarrolla una visión de “sistemas complejos adaptativos como crítica a la visión dominante” (María luisa Eschenhaggen) para abordar estas temáticas.
      Efectivamente, las visiones reduccionistas son aquellas que están en el poder y hay toda una estructura que pretende consolidar esa política, partiendo desde la constitución Pinochet-Lagos, el binominal y cuánta cosa más…
      Entonces si queremos ser estratégicos apuntaría a los cambios políticos, a la educación ambiental como transformación epistemológica, y paralelamente la denuncia y el activismo que serían ciertas herramientas de apoyo a ambos ejes.
      Recordemos también que la EIA no está diseñada para botar o rediseñar proyectos, sólo hace observaciones para cambios menores… Efectivamente también el espacio es siempre concebido en su forma física, lo que también dificulta el análisis…. En fin, un nuevo conocimiento sobre lo ambientales es urgente y para eso, algunos autores –creo que leff, eschenhaggen, functowicz y ravetz, y algunos otros…- ya han realizado aportes geniales.
      La introducción de la Evaluación Ambiental Estratégica apunta a complejizar un poco más el análisis, lo que es bueno, por ejemplo, creo que toma también en cuenta los efectos acumulativos y no exclusivamente de la unidad que se introduce en un medio determinado. Lamentablemente como mencionas, sería con suerte un procedimiento “algo” distinto –no apunta al fondo del asunto-, y deciden los mismos, para ellos hace falta un cambio de ética, creo jaja.
      Efectivamente la lucha siempre a su vez, política.
      Miguel.

  3. JAIME
    15/11/2011 @ 07:56

    Estimados,

    Sin desestimar su calidad de personas preocupadas por el medio ambiente, les puedo comentar lo siguiente:
    – Minera Isla Riesco no destruirá ningún bosque nativo (que ya son pocos en Chile), si se informan mejor y VISITAN LA ISLA, ese sector esta lleno de bosque colonizado quemado y destruido, solo una “laguna” de no más de 1 metro de profundidad por unos 50 metros de diámetro serán secadas.
    – Soy de Magallanes y apruebo completamente este proyecto, que por un lado beneficia bastante a la región, en fuerza laboral, conocimientos y desarrollo comunal y regional. Es más gran parte de la ciudadanía apoya este proyecto, considerando que todos los magallánicos somos amantes de la naturaleza, las razones están demás explicar.
    – El proceso de extracción y producción del carbón es mucho más limpio que el cobre, y me extraña que no reclamen por chuqui, o las demás mineras de cobre, siendo que ellos sí que contaminan. Y lo digo con conocimiento de causa porque he trabajado ahí.
    – Antes de alarmar y “tirar” información Ustedes mejor que nadie deberían informarse para poder reclamar con sólidos fundamentos.

    Atte,

    • Miguel Salas
      15/11/2011 @ 23:29

      Hola Jaime, por supuesto que sin desestimar las buenas intenciones por las cuales muchos valoran iniciativas como estas, respondo a tus inquietudes -disculpa lo extenso-:
      -con respecto a si es nativo o no el bosque, la discordia proviene desde dónde proviene la información. Sé que la empresa no reconoce la existencia de tal, por extensión eliminé esta parte, puede haber un sido error eliminarlo. Ahora, hay dos formas de ver esto: alguien miente, o la lectura del paisaje proviene de las valoraciones/percepciones de los diferentes actores. La visión más sociológica sería que en estos casos siempre se habla finalmente desde las valoraciones (ej: un río = vida o energía)Lo cual no implica entonces que exista una percepción correcta y otra errónea, es simplemente “lo que se ve” Lo importante es explicar porqué vemos lo que vemos. Así, explicamos estudios “científicos” que se contradicen, por ejemplo en casos como Hidroaysen. Ciencia no es Verdad entra en este juego de la percepción. Lo otro, en el mundo de hoy la información está mediatizada, sin embargo, ya que no puedo ir siempre donde quisiera, no dejaré de escribir de China o de donde sea sólo por no tener la posibilidad de ir. Por eso las citas. El punto 1) sostiene que la información en contra del proyecto se obtuvo de la página de Alerta Isla Riesco. Ahora centrarse en esos puntos no apunta al centro del argumento. Es como seguir hablando todos los días en las noticias de los encapuchados…
      – Rescato el “soy de Magallanes”, puesto que tanto a favor como en contra de…, yo estoy en Santiago lo cual nos lleva al debate del centralismo imperante y al escaza autonomía de regiones para decidir libremente qué tipo de desarrollo quieren.
      En ese mismo guión: sostienes que trae desarrollo, bueno aquí debatimos sobre el tipo de desarrollo que trae, no me quedo con los dogmas de las teorías dominantes. Lecturas como las que tú haces (inversión =trabajo = desarrollo) son justamente lo que no comparto y para ello, es necesario pensar de una forma más compleja o ver las variadas interrelaciones que esto significa. El mundo no es una línea. Y el problema es justamente ese, nos han convencido toda la vida de que éstas iniciativas son las que necesitamos, de que tener más y consumir para ser “feliz” es el fin último de la vida –o por lo menos a lo que le dedicamos mayor cantidad de tiempo- cuando esto simplemente está sustentado en valores basura del mundo contemporáneo y su compleja producción simbólica, donde los medios resultan cruciales. Mientras tanto, sigue aumentando la desigualdad y destruyéndose el medioambiente y así pasamos toda nuestra vida mientras llegamos cansados del trabajo y vemos televisión para que nos vuelvan a decir que estos proyectos son buenos, y que si le compramos X juguete a nuestro hijo va a ser feliz. No lo comparto. El único punto relevante a discutir son aspectos éticos como la pobreza. Sin embargo, al apelar a la eterna ampliación de la torta en vez de repartirla de una vez como se debe, puede que a futuro no quede ni siquiera “el raspado” a nuestros hijos, esto sin hablar de otras especies
      -comprendo que pueden haber casos de mayor impacto, sin embargo eso no restringe que pueda pensar o escribir de cualquier otro…
      -creo que hay argumentos sólidos –lo cual no veo en tus palabras- Por ejemplo UNO: el proyecto apuesta por continuar carbonizando la matriz, así mientras hay más trabajo en Magallanes, SE VA A MORIR GENTE EN LAS CERCANÍAS DE TERMOELECTRICAS PRODUCTO DE CÁNCER ¿es justo este “desarrollo”? Creo que es hora de cambiar las cosas.
      Se agradece siempre tus comentarios Jaime y la idea es justamente debatir, puesto que, al igual que tú, escribo por lo que creo que es justo, sin creerme dueño de la verdad ni renunciar a la posibilidad de estar equivocado. ATTE, Miguel Salas.

    • Maite Hernando
      23/11/2011 @ 09:22

      Comparto plenamente la respuesta entregada por Miguel. La línea inversión-trabajo- y desarrolllo es una lógica bien simplista de ver un problemas que es bastante más holítico que este paradigma lineal de dar solución a los problemas. Por una parte dudo mucho que el empleo que se genere con el proceso de construcción de la mina beneficie a los magallánico, lógicamente esto va de la mano con nuevas necesidades tecnológicas y mano de obra especializada. Así ha sido en todos los lugares en dónde se han ido construyendo minas, centrales hidroeléctricas, en fin. La promesa de romper el círculo de la vulnerabilidad a través de beneficios a la comunidad no es cierto, no se generará más y mejor empleo para ustedes, sino que verán como Magallanes comienza a poblarse por afuerinos, que si el sentimiento que tienen ustedes por su tierra, la irán corrompiendo rápidamente.
      La inversión si traerá beneficios, pero éstos sólo quedarán en manos de quienes están haciendo esta inversión. No pequemos de ingenuos.
      Puede que el bosque nativo, o gran cantidad de hectáreas de éste haya sido quemado por priorizar la ganadería en algún momento de la historia de la región, pero eso no justifica la no acción de su protección.
      Quisiera agregar además que no debemos quedarnos sólo en una mirada territorial irrestricta en torno a Magallanes, hay que pensar también ¿a dónde va ese carbón? ¿en qué cadena productiva de utilizará? ¿existen resguardos ambientales para su uso? ¿qué pasa con las familias agricultoras -principales afectados- en el norte del país dónde se usará el carbón?

      Saludos

  4. Miguel Salas
    24/11/2011 @ 08:42

    Ayer en el programa de la tv del gobierno “por qué en mi jardín” trataron el tema. Y claro, las falencias y la manipulación de información estuvieron siempre presentes. Argumentos cuidadosamente elegidos, y la narraciones desde perspectivas personales –lo cual no es malo, pero evidentemente que debe ser más holístico- hacen de este programa un nuevo apoyo para estas locuras.
    Sin lugar a duda que en un momento en que la ciudadanía se está cansando del manejo político y empresarial, un programa como este no debía faltar en llegar. Creo que debemos ser muy cautos en asumir la supuesta “neutralidad” y dar cuenta como la estructura física del “desarrollo” se apoya en estas acciones comunicacionales.
    El próximo miércoles tratarán el tema de la central termoeléctrica Castilla. Para los buenos observadores y quienes tienen ojo con las sutilezas, la estética, el lenguaje, las formas de narración, las omisiones -como diría Foucault- y en fin, toda la estructura y significaciones de estas acciones político-comunicacionales, ya veremos qué pasa.

  5. miguel
    30/06/2012 @ 12:59

    Nueva info: primer cargamento de carbOn isla riesco va pa asia. la contribuciOn a la independencia energEtica era la terrible mula! caras de raja!
    http://www.laprensaaustral.cl/cronica/mina-invierno-primer-embarque-comercial-de-carbon-iria-a-asia-14866

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.