¿Inclusión o anulación? Una mirada crítica sobre la discapacidad, la inclusión y la industria benefactora…

Breves, Discapacidad y Política — By on agosto 5, 2013 at 10:19

Por Sol Gutiérrez Toledo

Durante décadas hemos dejado a la industria de profesionales de diferentes institucioneslo que nos corresponde a nosotros; construir nuestra identidad como individuos desde nuestra diversidad. Durante los 70 se habló de normalización, en los 80 de participación, en los 90 de integración y en la actualidad se habla de inclusión, pero en el futuro ¿a qué nos someterá el mercado?. ¿ Y a qué se debe este fenómeno socio-politico de imposiciones y subordinaciones a estos vocablos?, ¿los expertos  de la “innovación” de la discapacidad nos ven cómo mercancía o como personas?

 Tomaré  una de las primeras definiciones  de inclusión que ha sido promovida, especialmente, por la Unión Europea (UE). La UE define la inclusión social como un “proceso que asegura que aquéllos en riesgo de pobreza y exclusión social, tengan las oportunidades y recursos necesarios para participar completamente en la vida económica, social y cultural, disfrutando un nivel de vida y bienestar que se considere normal en la sociedad en la que ellos viven”.

Si analizamos la definición que realiza  la industria neo-colonialista de la “discapacidad”, ésta nos convierte en consumidores de conocimientos y no creadores de pensamiento. El lenguaje con el cual se refieren al desarrollo de nuestra diversidad, es totalmente discriminatorio, segregador y peyorarativo, pues nos definen como una especie de pobres bestias antisociales, anormales, incultos, como si viviéramos en condiciones infrahumanas, como si describieran areos o presos. Si bien no estamos muy lejos de serlo, este encarcelamiento social no se debe primordialmente a nuestra diversidad, sino que el sometimientoque ejercen estas industrias sobre nosotros es lo que nos convierte en esclavos, en presos del capitalismo de una Sociedad Moderna que todo lo quiere estandarizar, normalizar, controlar y capitalizar, en la cual las relaciones sociales y humanas hacia la diversidad se trasforman en una relación de poder, por ende en un problema político, y precisamente porque es una relación de poder, al interactuar con la sociedad se generan esa luchas y tensiones entre la diversidad y lo convencional. Esto genera un tipo de sociedad no universalizada y paternalista, pues terceros deciden lo que nos corresponde a nosotros, los representantes inmediatos de nuestra identidad. Esto viene desde colonialismo español y aunque hayan pasado 500 años, el panorama no ha cambiado mucho. Me preguntaría ¿de dónde vienen todos estos conceptos categorizadores como inclusión o discapacidad?, pues bien, de la industriaEspañola, y sin prejuicio alguno, los Estados nos someten al consumo de  estos conceptos, como una especie de acumulación originaria de la discapacidad. Vienen a “investigar”, a saquear nuestros recursos humanos, nuestra identidad y después nos  impresionan con sus conocimientos. Esto nos transforma en consumidores, en esclavos de la industria de la innovación, esto  significa que aún somos una colonia, pues aún nos tratan como bestias irracionales, y los Estados nos someten a este paternalismo de la innovación, ¿pues estos conceptos a quién realmente emancipan?

accion mutante

Ahora, con la definición de la Industria neo-colonialista de la Unión Europea, y los diferentes organismos internacionales  de la industria de Los “DD.HH”, todos  estos términos de reos, de siervos, que en vez de aleonarnos y emanciparnos, nos anulan y aniquilan como individuos al categorizarnos como “discapacitados”, automáticamente nos eliminan, nos invalidan como seres pensantes, transformándonos en una cosa, aniquilando toda dignidad posible, pasando a ser solo mercancía de organismos e instituciones gubernamentales internacionales que nos someten y subordinan.  

Entonces, ¿realmente la inclusión existe? Diría que no, pues dónde nacemos los “discapacitados”?, ¿en otro planeta?, ¿fuera de la sociedad? No, nacemos dentro de la sociedad, y no fuera de ésta, ahora, la sociedad insiste en incluirnos. Pero  esto qué significa realmente? ¿que nos ven como seres pensantes o como bestias enfermas y antisociales o simplemente como mercancía de la innovación?, pues estos “expertos” del neocolonealismo ¿a quién le preguntaron si queríamos ser “incluidos” en esta anomia social? ¿Acaso nos preguntaron si queremos ser parte de una sociedad  fascista, capitalista, competitiva, en la cual el hombre se siente solo, pues lo único que importa es el progreso económico, invalidizando todo desarrollo posible de la diversidad, para así seguir con la industria de la innovación de la discapacidad?

 Se habla de inclusión social y de igualdad de oportunidades, ¿pero es una oportunidad, una oferta o una demanda de la industria de las agencias del Estado, ser personas dignas, o sujetos de derechos universales? La respuesta en el modelo económico, político y social Neoliberal, es que se cree en el mito que el hombre triunfa por sus propios esfuerzos. Desde ese conceptose habla de oportunidades, pues éstas están condicionadas por el mercado, donde los Estados se convierten en agencias de servicios de beneficencia, y para acceder a estas ”oportunidades” subsidiadoras, nos someten a postulación, a competir por recursos que nos corresponden a todos, este Estado subsidiador es lo que genera la desigualdad e injusticia social, sin duda alguna, somossujetos de oportunidades inclusivas, porque en el modelo imperante los derechos universales se transforman en propiedad privada, en privilegios, en oportunismos.

 De acuerdo con esto, ¿qué hace instalado un organismo como la ONU, que se reconoce mundialmente por defender y promover los DD.HH,en medio de la  Acrópolis del Imperio, el centro mundial de la economía, en una de las ciudades más capitalistas del mundo? ¿Entonces realmente  esta institución es creíble?, lo cierto es que nos mantienen en este estado de anomia social, y en efecto,los Estados nos someten a diversas convenciones, encadenamientos jurídicos, los cuales no son realmente aplicados. Y ¿Por qué?

 ¿Por qué estas instituciones no hablan de derechos universales o universalidad?  Si todos somos parte del cosmos, del universo, y de la sociedad, la universalidadno se debería institucionalizar, no se puede administrar, ni gobiernar, ni politizar, ni vender, ni mercantilizar, no se puede oprimir, ni categorizar, ni  controlar, no se nos puede prohibir, simplemente se debe garantizar. La universalidad no tiene limites geográficos, no tiene patria, no tiene Estado, solo es. Un verdadero pensamiento emancipador y libertario, debe romper con todas las estructuras políticas sociales y culturales, romper con toda clase de encadenamiento, de esclavitud, para así rehacer una nueva sociedad, donde la diversidad sea parte de un todo, y así generar una conciencia universal.

Referencias: 

*Sol es miembro del Colectivo Palos de Ciego y del Movimiento Emancipador de personas en situación de Discapacidad.

Foto (1): La Parábola de los Ciegos.  Obra del pintor flamenco Pieter Brueghel el Viejo.

Foto (2): Logo de Acción Mutante. Película de Álex de la Iglesia sobre la rebelión anárquica de las personas con Discapacidad.

/p

zp8497586rq
Tags: , , ,

Comments are closed.