Historia de un sociólogo magnitud seis.

http://clivebarnett.wordpress.com/

La magnitud en astronomía es una medida que dicta la distancia de un cuerpo celesta mediante la distancia percibida por el ojo humano: magnitud seis son las que llegan al límite de lo que un ojo humano es capaz de percibir. Este retazo de tributo es sobre una estrella magnitud seis que, sin un clímax obnubilante, dejó de brillar.

Hace poco menos de una semana que por internet corrió la noticia de que el sociólogo Harold Garfinkel había muerto. Este personaje es reconocido principalmente como fundador de la orientación etnometodologica, que describe la realidad como un espacio caótico y libre de contexto, en donde el actor debe diariamente definir su propia situación como un problema empírico que debe resolver a través de nociones aprendidas de la sociedad y del sentido común. La fecha de defunción que acompaña a todo personaje en su artículo requisito de Wikipedia tardó por lo menos 3 días en aparecer, y hasta hoy no existen detalles sobre su fallecimiento; aunque se puede esperar que, a sus 93 años, sea posible adjudicarlo a causas naturales. En una época en la que la defunción del tipo que inventó el cuchador será conocida en horas por todo internauta activo, esto dice mucho de lo errática que es su figura.

Consultar su bibliografía es un ejercicio de brevedad. Nació en Newark, New Jersey. Su padre, un comerciante de muebles, esperaba que se uniera al negocio familiar. Para cumplir esa meta se enroló en la Universidad de Newark para estudiar contaduría (que en inglés se entiende como accounting, palabra cuyo otro significado tendría un peso importante en su teoría). Sería un verano de trabajo voluntario en un campo cuáquero lo que le abriría horizontes, decidiéndose por la sociología. Fue llamado al servicio durante la Segunda Guerra Mundial, sirviendo como reserva en el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos.

El interés por lo social lo llevaría a obtener un Master en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, la misma en donde Michael Jordan se graduó con un Mayor en Geografía. Allí fue introducido a los escritos de Talcott Parsons, con quien estudiaría en el Departamento de Estudios de Ciencias Sociales formado en Harvard, en 1946. En esos días conocería a una serie de académicos exiliados de Europa como Aron Gurwitsch, Felix Kaufmann, y Alfred Schütz, quienes lo introducirían a ideas emergentes en sociología, psicología y fenomenología, que lo afectarían profundamente y lo llevarían a separarse del enfoque racionalista causal (más no empirista, como muchos creen) de papá Parsons.  En 1954 se uniría a la facultad de sociología en la Universidad de California, Los Angeles, en la que trabajó hasta su retiro en 1987.

De acuerdo a una investigación seria en Google Images, no sería una locura afirmar que no existe una foto suya antes de los 40. Su estatura baja, su mirada perdida e impenetrable en lentes gruesos como las arterias de un perro obeso, hacen de su rostro una experiencia poco memorable. Las imágenes que nos quedan de él no exhiben la confianza profesional de un Giddens o el estoicismo de un Benjamin; ante nada, se ven más apropiadas para un álbum familiar. Esto, nuevamente, es sumamente apropiado como paralelo a su carrera.

De Garfinkel se puede decir que, si bien la etnometodología pertenece a los libros de historia, mantiene una influencia viva en autores tan dispares como la introducción del concepto de reflexividad en Giddens, o el rechazo a la distinción entre los accountings de actores e instituciones en la teoría actor-red de Latour. Y mientras que estos nombres están vivos hoy en día y son capaces de citar todo tipo de opiniones y polémicas, la etnometodología misma es un recuerdo fugaz en los estudiantes de hoy, caracterizada a lo más por experimentos sociales que no estarían fuera de lugar en un capítulo de Punk’d y un sentido incomprensible de la enumeración.

Parte de esa falta de reconocimiento se le puede adjudicar su carácter rebelde, el que nunca se podría adivinar mirando su perfil dócil. La pregunta sentido común es pregunta por normalidad. La mejor forma de poner a prueba esa normalidad, según el empirismo que desarrolló, es ponerla a prueba mediante la introducción de anormalidad en situaciones cotidianas: “Como procedimiento, prefiero comenzar por escenas familiares y preguntar qué puede hacerse para problematizarlas.” (Estudios en Etnometodología, pg.50). El compromiso por destruir los consensos puede equipararse con cierta influencia de la contracultura.  Los Happening que los provos improvisaban en las plazas de Amsterdam podrían confundirse fácilmente con el proyecto de clases de uno de sus estudiantes.

Lo mismo se puede decir a nivel del carácter político de la academia. El rechazo a la escuela que Parsons fundó (y del que fue alumno por años) sucedió en un clima en el que las metodologías cuantitativas y masivas evolucionaban a velocidades pasmosas. Era la época en que Lazarfeld probaba que la labor de interpretación de datos podía ejecutarse desde la novedosa tecnología del computador, y por tanto un viejo extraño instando a sus estudiantes a confundir dependientes de panaderías era un esfuerzo innecesario. Igualmente, rechazó la cultura al exceso de abstracción en las teorías, y a la red de publicaciones de la American Sociological Association, concentrándose en el círculo más independiente que le proveía la UCLA. Desde ese lugar poco privilegiado fue trabajando a paso de hormiga y sin mucha atención del público, creando un cuerpo bibliográfico modesto pero no poco abundante.

Aunque siga vivo en numerables autores con diversos gados de reconocimiento hacia su influencia, el trabajo de Garfinkel mismo no será el best-seller sociológico del año, capital añadido de obras póstuma aparte. Sólo queda recordar que las estrellas de magnitud seis, por muy lejanas que se encuentren y por muy opaco que sea su brillo percibido, son tan grandes o más que las otras, más visibles.

Fuentes:

Wikipedia (naturalmente)

http://asociologist.wordpress.com/2011/04/22/harold-garfinkel-1917-2011/

http://globalsociology.com/2011/04/22/harold-garfinkel-1917-2011/

http://www.deliberatelyconsidered.com/2011/04/in-memoriam-harold-garfinkel/

Garfinkel, Harold (2006): Estudios en Etnometodología. Anthopos; Barcelona. Disponible en http://es.scribd.com/doc/31989093/Garfinkel-Harold-Estudios-en-Etnometodologia

Y, por supuesto, mis apuntes viejos de Teoría II y ayudantias en Teoría III.

4 thoughts on “Historia de un sociólogo magnitud seis.”

  1. Me parece muy buena idea.
    Nosotros estamos en proceso de publicación del libro del hijo de Pablo de Rokha, el lanzamiento es el 30 de Junio.
    Me interesa mucho lo que me propones, porque precisamente una de las lineas que vams a trabajar ahora es imprimir número de tiraje corto para ventas.
    Mi mail es herr@lapala.cl, sigamos la conversación por correo.
    Puedes escribirme pronto? Parto a Buenos aires la próxima semana.

    nada de publicidad, es muy grato poder comunicarnos…y hacer esto juntos. Buena chance.

    saludos!

  2. Aprovechando el espacio jeje. Yo se que ustedes sacan LaPala en papel, y sabemos que los costos para sacar una revista por imprenta a todo color pueden ser altos. La cosa es que aparte de inapropiables, con otros compañeros estamos embarcados en un proyecto editorial y de trabajos de imprenta “legal”, es decir publicamos “lo nuestro” y lo de otros con todo lo de la ley. El trabajo de imprenta que hacemos es artesanal, a todo color, y con distintos papeles (desde couche, hasta papel reciclado); por ahora solo trabajamos con bajos tirajes (500 ejemplares aprox, y dependiendo de la cantidad de paginas y y caracteristicas del objeto), e intentamos que los precios sean lo mas razonable posible. Yo he visto su revista impresa, y me parece una muy buena iniciativa, por lo que seria un agrado en un futuro contribuir con su persistencia. Así que si quieren cotizar en algun momento, por inapropiables pueden contactarnos.
    Esto, si parece publicidad, tiene mas bien la intención de aunar fuerzas, así que salud compañeros.

Deja un comentario