Entonces que lo diga Will Hunting!!

Breves — By on agosto 11, 2012 at 12:40

Por Salinger.

En un bus, desde Buenos Aires, Argentina, hacia Santiago de Chile.

 

Un día en que estaba pasado de copas y sustancias alucinógenas, me acordé de lo que dicen las abuelas cuando sube el pan: “Porque si sube el pan, sube todo lo demás”. Y pensé que ese saber del sistema, del modelo, opera bajo la piel. Está naturalizado, pero se vuelve complejo cuando se intenta, a propósito de eso, explicar el concepto de totalidad que, hablando en fácil, significa que todo está relacionado.

Mientras le daba vueltas al asunto, me encontré con mi buen amigo Will Hunting (1), un gringo que, viéndome atribulado con el asunto, me lo explicó así:

“Supongamos que trabajo en la Agencia Nacional de Seguridad analizando información, algoritmos y teorías matemáticas. Y digamos que un día cualquiera, me dan un código que nadie más puede descifrar y resulta que descifro el maldito código. Me tendría que sentir muy feliz porque hice bien mi labor ¿no? Pero sucede que si ese código era la ubicación de rebeldes africanos o del Medio Oriente y los políticos deciden bombardear la aldea donde se esconden, 1500 personas que no conozco y que no me han hecho nada morirán. Por supuesto, luego de eso, los políticos enviarán soldados a asegurar el área y a enfrentarse con los insurgentes. Pero eso no les importa. Ni siquiera es un problema. Porque no serán sus hijos los que mueran acribillados o que reciban balazos en el culo, como tampoco fueron ellos los que pelearon en Vietnam porque, aunque enlistados, estaban protegidos en una sección de la Guardia Nacional. No. Será mi amigo, un chico pobre del sur, el que recibirá las balas, y cuando vuelva descubrirá que en el transcurso de la guerra, su empleo se exportó al país del cual acaba de llegar. Y que quién le disparó obtuvo su antiguo empleo pues trabaja por mucho menos dinero. Y sin salidas al baño. Mientras tanto, aquí, mi amigo se da cuenta que la única razón por la que peleó fue para que nuestra Agencia instalara un nuevo gobierno local que nos vendiera petróleo a un buen precio. Y claro, las compañías petroleras usan la guerra para aumentar los precios y obtener un beneficio extra para ellos. Pero, como es de esperar, ni a mi amigo ni a los demás chicos pobres del sur les ayuda que el precio de las gasolinas suba. Luego, las compañías tardan en traer el petróleo porque escogen rutas más económicas, para abaratar costos, y emplean a un capitán alcohólico que esquiva icebergs mientras bebe martinis, quien no tardará en chocar contra uno, provocando un derrame que matará a toda la fauna marina del Atlántico Norte. Entonces mi amigo que fue a pelear una guerra que no era suya, que ahora está desempleado porque exportaron su trabajo, que no tiene para pagar el costo de la gasolina, que no puede costear el transporte y por lo tanto camina buscando trabajo (lo que es un martirio porque los balazos aún le duelen), cuando decide ir a un comedor social, se muere de hambre porque el plato principal es pescado del Atlántico Norte contaminado con petróleo. Y todo por un código que yo descifré”.

Luego de eso, mi amigo Will pagó las siguientes 3 rondas. Hasta que comencé a sospechar de la procedencia de su dinero.

Referencias:

(1) Personaje principal de la película En busca del destino interpretado por Matt Damon, dirigida por Gus Van Sant.

Tags:

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment