El homenaje a Krassnoff y la emergencia del ADN asesino y criminal de la derecha golpista.

Breves, Seguridad y Vigilancia — By on noviembre 29, 2011 at 03:21

 

Marco Silva Cornejo

El homenaje a Miguel Krassnoff impulsado por la vieja tropa gorila y encabezada por el alcalde de providencia Cristian Labbé, que ha contado con el silencio cómplice del ejecutivo, representa un golpe directo al mentón de la memoria social y política de nuestra historia reciente. Reabriendo de manera brutal las heridas del pasado, presentificando el olor de la parrilla humeante, revocando el eco de los tiros percutados en la nuca, encandilando la memoria pública con el brillo de las bayonetas ensangrentadas que abrieran los vientres de los desaparecidos antes de tirarlos al mar.

Irrita, perturba, consterna, así se hilvana el verso  de un cotidiano sangrante, así se vuelve evidente la arrogancia criminal de la derecha política y económica y el romance eterno de sus líderes con la oficialidad golpista.

Los que ayer festinaron en su espectáculo de horror y dolor, hoy demandan “tolerancia y valoración por la diferencia, en el marco de una sociedad democrática” (Alcalde Labbé). Indigna la desfachatez del fascismo criollo, la desmemoria arrogante de los torturadores, la complicidad cobarde del gobierno, la criminalidad festiva del homenaje a Krassnoff. La actual  parodia surrealista  se entremezcla con el sonido de los quincheros y los bandos militares que castraron el pulso vital de nuestra sociedad durante casi dos décadas.

El murmullo de los torturados, nos evoca una y otra vez la imposibilidad del olvido, la urgencia de avanzar en la denuncia activa, en la funa constante de los nichos que aún sostienen la impunidad de los criminales, con el patrocinio de los grupos de poder representados en la derecha política, económica y militar, muchos de los cuales actualmente visten ropas democráticas y ríen en silencio en las oficinas del palacio de gobierno. Esos mismos que subieron el cerro chacarillas en el 70 prometiendo lealtad y consagrando sus serviles existencias al dictador (Lavín, Chadwick, entre otros).

No olvidamos que el criminal Krassnoff, fue uno de los oficiales encargados del exterminio del MIR. Estructura militante de la Resistencia chilena a la dictadura de Pinochet. Pese al tiempo histórico y la trasformación de nuestra sociedad, el discurso del sujeto revolucionario que Krassnoff, como tantos otros quisieron destruir, sigue presente. Fragmentándose como una granada encantada en la realidad nacional, penetrando el tejido de ésta en distintos formatos y realidades, pese a las contingencias y los tiempos,  la cultura revolucionaria desarrollada en los setenta y sostenida durante todo el proceso de resistencia contra la dictadura proyecta una continuidad histórica desde una memoria social que lo reclama, desde una institucionalidad política que ha acogido a sus cuadros en nuevas formas de expresión, particularmente en el seno de los actuales movimientos sociales y estudiantiles, en las aulas universitarias y en todos aquellos frentes de trabajo que caracterización la actitud de los revolucionarios de no asilarse y de enfrentar con plomo la noche  impuesta por la tropa gorila. Es sin duda, la continuidad histórica del mirismo y su discurso encantado que sigue reproduciendo “Bauchas”, “Pablos”, « guatón Gonzalo” “Hermanos Vergara “, “Aracelys” y tantos otros.

Es tarea de los Cientistas sociales de hoy, comprometidos con la trasformación del actual modelo de dominación y desarrollo, el renovar el compromiso de tantos que inscribieron su nombre con la dignidad ante las balas, con la alegría propia que materializa el andamio de los sueños para avanzar en la generación de espacios de denuncia y agitación.

La existencia simbólica de los espacios de glorificación de la tortura y de los criminales, violenta a la sociedad Chilena en su conjunto, pero por sobre todo debe representar un impulso dinamizador del tejido social activo y critico. Debe representar un punto de inflexión para los actores que sostienen la convicción de la trasformación  como perspectiva.

Tags: , ,

1 comentario

  1. Carlos Bassaletti Q. dice:

    Felicitaciones Marco por tu buen trabajo de redacción y por lo concreto de tus palabras… con los asesinos no pueden existir términos medios, menos si con ello olvidamos a quienes ofrendaron sus vidas por abrir el espacio a la democracia de la cual hoy – desgraciadamente – muchos más que expandirla o cuidarla se aprovechan.

    Felicitaciones una vez más a ti y a “LaPala”.

Leave a Comment