5 Comments

  1. cristian moreno
    23/01/2012 @ 08:59

    Trabajando en barrios marginales debo entrevistar a sus familias y preguntar enre otras cosas por sus niveles de deuda. Lo divertido es que muchos de ellos manifestaban no tener mas deudas que las de los serivicios bàsicos, omitiendo deudas comerciales con las que habian adquirido moviliario y equipos de ultima moda. y es que mucha adquiere tajetas de credito y las revientan un poco sabiendo que no seràn capaces de pagarlas, cayendo en morosidad, en una latencia por algo asi como 5 años (o eso creen). Siguiendo tu idea cronista, se trata de gente sin credito y sin futuro, que se queda al margen en su afan de hacerse de una imagen o una fachada que te ponga en circulación. Quizá lo unico que es realmente profundo y da consuelo cuando vives en el borde.

    • Willy Parra Medina
      23/01/2012 @ 09:23

      A proposito de la casi perpetuidad del neliberalismo y su gatopardismo. Quizas esta practica de aquellas familias sea un inicio de la emancipacion del credito y sus ofertas. Simplemente desaparecer de él.

  2. Herr Direktor
    24/01/2012 @ 12:57

    La artificialidad del tiempo. Idea clave. Pensamos de manera que todo sucede y se pierde. Pasa. Y así, se nos pasa la vida pensando en un futuro que no podemos atrapar porque siempre está lejos. Allá en el horizonte. No le pertenece a nadie. Con la educación lo mismo. Con la revolución, emancipación, qué sé yo, otro tanto. Gracias Willy por el artículo.

  3. Herr Direktor
    24/01/2012 @ 14:35

    Aunque hoy día, momentos después de escribir el comentario, leí que sólo era posible generar transformaciones, en la medida que creíamos en ella. Y luego pensé en que si el futuro siempre es promisorio o se modifica en la conciencia, mientras ésta no sea una ilusión incrédula, y sin sentido, hasta puede contribuir a la esperanza.El problema es cuando la visión de futuro se sitúa abúlicamente como lejana y se queda ahí, desplazándose…

    • Willy Parra Medina
      25/01/2012 @ 08:48

      Exactamente. Que construyes y que esperas. Parece ser que inscrito esta en nosotros la idea de un futuro siempre promisorio. Pero cuan transformador y revolucionario será?

      Gracias H. Direktor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.