5 Comments

  1. Luisa
    22/10/2010 @ 19:03

    La respuesta, a mi entender está en tu reflexión.
    Todos somos sociólogos.Por lo menos me siento reflejada en los adjetivos con que intentas definir globalmente a esta disciplina, que me atrevería a denominarla “mirada”.
    Soy de aquellas personas que en la forma de constituir el “para qué” y el “por qué” del hacer y el decir, opté por “el balcón.
    Soy de las que se suben a un costado cómodo o estrecho de mi balcón imaginario, para observar al mundo, la gente que despliega sus cualidades y talentos exhibiendo el colorido de sus plumas seductoras en algunos casos…. en otros: sus precariedades, y así… para qué extenderme en las posibilidades. La estrategia de la confrontación la considero limitante, porque define fronteras en el espacio para que otorga el método de reacción y/o acción…..Me deja un sabor indefinido y placentero esta reflexión. La evolución que expresas, me alegra en forma consistente. Herr, sociólogo.
    De verdad lo digo. Quizá charlando me pueda extender acerca de mi última frase…

    Reply

    • Herr Direktor
      25/10/2010 @ 10:09

      Yo prefiero etenderla como persepectiva. Y quizás el balcón de la sociología es por definición un balcón incómodo. O debiera serlo. Siempre he creído que mirar con el cuello torcido te recuerda el duro camino que implica mirar sin reposar entre algodones.
      Tu abuelo las sometía a ustedes a ventanas abiertas para endurecer el cuero. Y sí, me gusta ese estilo. El problema de base radica en que la sociología se convierte con el tiempo, en una amalgama de razones cómodas, y de lugares a ocupar en un campo. Espacios de legitimación casi política. Ego. Y competencia por fondos para publicaciones. COMODIDAD QUE A MÍ ME INCOMODA.
      Mi camino por eso, es más largo.

      Gracias compañera.

      Reply

  2. Lakar
    27/10/2010 @ 12:35

    Comparto su pesar y su duda. A mi parecer, las ciencias sociales en general poseen un atributo sumamente peligroso, pues no solo gozan del privilegio de (re)producir el conocimiento legítimo, la Verdad, si no que con él, más que aprehender, reflejar (al estilo de un espejo) o reflexionar lo social, lo prescriben, produce la realidad que se estudia. Una simple encuesta, o una entrevista, no es solo una técnica metodológica para aprehender el mundo sino que lo forman; una entrevista produce un tipo particular de persona, como las técnicas de marketing producen consumidores y como las psicologías producen tipos particulares de psiques. El carácter performativo de las ciencias sociales viene a derribar esa estúpida separación entre ciencia y política, y a cuestionar la posición de los científicos sociales que viven en los laureles, de meros observadores del mundo, metidos en sus academias, hablando y escribiendo para académicos, o que solo generan inocentemente ese conocimiento valioso para la toma de decisiones de otros que inocente o maliciosamente aplican en los distintos campos.
    Y lo cierto, es que ese peligro involucra una reflexión crítica del oficio del científicx social, sobre todo en lo que respecta a la cuestión sobre el mundo en que vivi(re)mos: la pregunta por los colectivos que formamos a través de las teorías que construimos, de los objetos que creamos con nuestras preguntas de investigación y con la aplicación de nuestras técnicas de estudio, de la forma y por donde circulan nuestros productos. Aunque a muchos les parezca esto aboga por algún tipo de militancia o de compromiso partidista, creo necesario en la práctica de las ciencias sociales el examen de su política, su ética y estética.

    Reply

    • Herr Direktor
      28/10/2010 @ 19:53

      Claro, ahora la pregunta es cómo hace el señor cientista social para no perderse en ese enjambre de novedades intelectualosas, y sucumbir ante el mercado de bienes simbólicos que lo dotan de prestigio.
      Un amigo medecía que no le interesaba generar conocimiento para la señora juanita, que a ella no le servía en lo absoluto entender los mecanismos de segregación…”Los astrónomos viven mirando las estrellas, y no se preocupan de nada”…
      Bien por los astrónomos. Mi pregunta es crítica. Como dices; es la interpelación a la propia socialización. Es la pregunta por el conocimiento que portamos. Para qué?..
      Mi posición es la difuminación del conocmiento, el libre acceso…la comunicación y la autorreflexión. Qué tendrá la sociología que aportar en ese aspecto?

      Reply

      • Herr Direktor
        28/10/2010 @ 20:01

        Algunos se asustan tb por el utilitarismo de una disciplina eminentemente intelectual. Y los intelectuales reniegan del utilitarismo por el pesar con que cargan por herencia marxista. Y me parece bien para dilemas epistémicos. Nada de utilitarismo cuando se trata de entender el mundo. Pero insisto, una vez que algo entendemos, qué carajo hacemos con ello?…

        Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.