De Intransigentes, criminales, Ultras, y la política de las palabras…

Breves — By on octubre 10, 2011 at 02:49

Por Herr Direktor

La negociación entre estudiantes y el gobierno ha tenido características lingûísticas muy interesantes. Algunos conceptos se han alzado como bandera de uno y otro lado, generando la sensación de estar hablando de lo mismo, al mismo tiempo en que se habla de cosas diferentes.

Algunos versan sobre gestión política del gobierno, y otros de la estrategia de criminalización del movimiento estudiantil. Unos se tratan de intransigentes, y los otros de no ser capaces de transigir. Luego el vocero de Gobierno endoza el mote de Ultras a quienes no ceden en sus demandas, y de vuelta las vocerías estudiantiles se desmarcan del rótulo para ponerlo frente a las frentes de la derecha, recordando que la rígida postura es de quienes defienden un modelo que reproduce las diferencias sociales. Harto concepto “nuevo” en televisión.

La belleza de este juego es que el movimiento estudiantil ha invertido las acusaciones del gobierno hasta hacer de ellas una trampa retórica que evidencia los propios temores y actitudes del ejecutivo, el que a su vez busca polarizar el diálogo invirtiendo las acusaciones y confundiendo al espectador de media tarde.

Así, tenemos un desfile de Intransigentes, Ultras y Criminales a la orden del día, y un conflicto que recuerda la inversión retórica que Foucault mostrara en Defender la Sociedad, y que hoy sirve de mucho para entender la novedosa transición de la derecha política chilena, desde un Estado Totalitario a una Democracia Totalizante:

Cito.

“Justamente una de las transformaciones más másivas del derecho político del siglo XIX consistió, no digo exáctamente en sustituir, pero sí en completar ese viejo derecho de soberanía – hacer morir y dejar vivir– con un nuevo derecho, que no borrará el primero pero lo penetraría, lo atravesaría, lo modificaría y sería un derecho, o mejor, un poder exactamente inverso: poder de hacer vivir y dejar morir”(1).

Retóricamente la derecha proyecta sus propias características en el discurso crítico hacia el movimiento estudiantil, jugando el único juego que le queda para administrar su decadencia; endozar a otros aquellos rótulos con que podrían definirse a sí mismos.

Referencia:

 (1) Foucault, Defender La Sociedad. Clases en el College de France entre 1975-1976. op.CIT.P 218.

Tags: , , ,

4 Comments

  1. Lo de Foucault es complejo. En dictadura, así como en los regímenes soberanistas descritos por Hobbes, el derecho, o el poder, permitía MATAR (hacer morir), y olvidar (dejar vivir), es decir permitir a la comunidad vivir fuera del control irrestricto, pero bajo la amenaza de que el Poder, detenta el monopolio de la vida y la muerte. O sea, si me jodes, te mato. Pero vive tranquilo.
    En cambio, hoy, en democracia, la gestión de los cuerpos y de la vida, evidencia la inversión desde MATAR, hacia, HACER VIVIR. Es decir, VIVE DE ESTA FORMA, NO DE OTRA, Y SI NO TE GUSTA, TE DEJAMOS MORIR, POR EXCLUSIÓN O ENCIERRO.

    La muerte y el castigo soterrado es el peor de los engaños demócratas. No le parece conocido?

  2. charol dice:

    Pareces comunista o concertacionista hablando tanto de “la derecha”. ¿En el movimiento estudiantil no habrá gente de derecha?
    Ahora, tal como lo conversamos alguna vez… eso parece ser el efecto del liberalismo. En una ocasión me dijeron: “El problema de Chile no es su liberalismo de consumo… sino que es muy liberal en todo el sentido”.
    Y de ahí me recordé de las candidaturas de MEO, PIÑERA, FREI Y ARRATE…

  3. Es sólo, para tu tranquilidad, una cuestión de rotulación de rotulados.¿Cómo los llamo, si hablo de ellos?, en el movimiento estudiantil hay gente de derecha, de izquierda, y de centro, y de ni un lado. Eso, tal y como lo planteas parecen maniqueísmos, y hasta quizás los acepto cuando se trata de Hizpeter, Chadwick, Piñera, Larraín y Lavín. uQuiénes son ellos amigo mío? El liberalismos, creo liberó a todos de estos rótulos, porque ahora parecen añejos, pero no me vengan con jodas, la izquierda puede haberse derechizado, pero la derecha, sigue intacta, donde mismo. Los relativismos, a veces, son tan apestosos como la radicalidad de la certeza.

  4. charol dice:

    No es el relativista mi propuesta. Si dar cuenta que la idea formulada por Foucault es del Estado Moderno. La Racionalidad en su máximo expresión, y la efectidad de un Estado que cada vez mas nos tiene de los cojones. Y sigo pensando que ahí no hay diferencias.
    Si se puede puede denominar, podría ser entre aquellos que desean la dominación de los poderes y entre aquellos que desean que esos poderes transiten. Y de ahí que sean de derecha, es un mero reduccionismo.

Leave a Comment