De educación militar y las jerarquías como moral…un cerebro para armar.

Deja un comentario