Crónica de un Conversatorio sobre la niñez, el Estado, SENAME, y uno mismo en la vorágine adultocentrista.

7 thoughts on “Crónica de un Conversatorio sobre la niñez, el Estado, SENAME, y uno mismo en la vorágine adultocentrista.”

  1. Los felicito por darse la oportunidad de romper prejuicio e incluir las miradas oficialista e invitar incluso a promotores de la penalización de los niños en nuestro país.
    Respecto a Estrada, sólo aclarar que fue encargado del Lobby del ministerio de justicia para promulgar la ley penal, en tiempos de concertación, en un cargo político. Luego aceptó ser director del sename en la administración Piñera, otro cargo político. Su sentido de oportunidad le ganó el desprecio de sus camaradas, sobre todo cuando comenzaron los despidos de profesionales de la concertación. Luego, por un sumario administrativo y el consiguiente escándalo el “gobierno de excelencia” lo despidió.
    Igualmente creo que todos merecemos la oportunidad de aprender de nuestros errores y fracaso. A Francisco lo conocí cuando era un procurador (mosca en leche en Derecho UC) y trabajaba para el hogar de cristo. Me lo encontraba en el 1er Juzgado de Menores de Santiago, fundado por Samuel Gajardo, ese gran intelectual olvidado. Francisco se destacaba por su trato cordial con las poderosas actuarias, que solían tenerlo de “regalón”. Lamenté su trayectoria en los gobiernos neoliberales y cuestioné su ética y compromiso con los DDHH. Pero, todos merecen ser escuchados. Felicitaciones!

  2. Me sorprenden muchas cosas. Hoy, si, justo hoy, con una mirada distinta sobre el “ser niño”. Tratando de entender mi nuevo rol, frente al valor inalienable de enfrentarse a un niño. De volver a ser niño, para educar… A la sangre de tu sangre. Suena paradójico. Pues es justamente (lo que se cree) lo contrario, lo que uno debe hacer para “criar”… debe madurar y no ser niño. No es juego de niños decían… Ya es tardemente inconexo mi pensar… Pese a eso. Me sorprenden varias cosas; 1) El concepto “conversatorio”, una desfachatez para una sociedad que hoy “conversa con sus dedos”. 2) El “juego de jugar” y estimular a la audiencia de una manera distinta… Me hubiese gustado ver la cara de los asistentes jugando con un yoyo. 3) (Quizás por deformación profesional) y que incluso distrajo mi cabeza todo el rato… El xq del “Niñxs”… Miré el artículo hasta el final (Si, lo miré, pues el estímulo “Niñxs” no me permitió leerlo) esperando un mensaje que me explicara el estímulo… Pensé varias cosas, entre ellas, un problema de teclado, (pero que deseché al darme cuenta de la intencionalidad)… Siento mucho, que mi comentario haya migrado hacia otro hemisferio (menos relevante)… Pero señor director… Qué quiso provocar? Lo puedo tomar como algo personal? O simplemente es un cazabxbxs? Buenas nxches. Ps: mis faltas de xrtxgrafía en este textx (si las hay) sxn deliberadas y prxductx de un par de dedxs gxrdxs y un tecladx muy pequeñx.

    1. Pues bien. Voy directo. Usamos la x para no distinguir todo el tiempo entre niño y niña. Hay quienes usan una @, pero eso es un signo de medida. Por lo tanto, no incluye lo masculino y lo femenino. No es una letra. Usamos la X como algunas lingûistas que se están haciendo cargo del tema…Un amigo lo sugirió, y nos parece lo mejor. Sobre su experiencia sobre el ser niño. le puedo decir que uno debe evitar hacer una separación tan grande entre el adulto y el niño. Desintegrar esa distinción, como cuando juegas con ellos. Es inevitable que aprendan a cada minuto, así q cualquier impostura adulta, genera más límites que cercanías. Eso! Gracias por comentar Gordo!!

Deja un comentario