Corea del Norte, dictaduras varias y la alienación operando en la audiencia.

Documentales, Escuetos, Seguridad y Vigilancia — By on enero 13, 2012 at 03:52

Por Herr Direktor

Mi hermano sabe que tengo algunos fetiches intelectuales que se han ido progresivamente constituyendo como especialidad profesional. La seguridad, la vigilancia, las fuerzas armadas, las dictaduras, la perversión, el crimen, la miseria, y el concepto atrápalo todo de Control Social, me han acompañado siempre en mis incesantes y “desalienantes” reflexiones sobre la vida social. Habíamos hablado algo acerca de Kim Jong Il. Personaje que agrupaba insólitamente (digo, caricaturezcamente) todas estas “cualidades” como gobernante de Corea del Norte. Pero no fue hasta su muerte, el 17 de diciembre del 2010, que me recomendó un documental / reportaje de John Sistiaga emitido en el canal Cuatro el 12 de Julio de 2007. En él, el periodista oculta su real oficio para registrar las lógicas, y dinámicas de Corea del Norte, y el resultado es casi una analogía asiática del Gran Hermano Orwelliano. Corea del Norte, seg[un el reporte, vive en otro tiempo y espacio. En otra galaxia. Los argumentos que la gente esgrime a favor del régimen brotan de sus bocas como palabras vacías de sentido. Huecas de incredulidad. Falsas de consciencia. “El líder escribió 18.000 libros”, “el líder no se equivoca”, el líder, el líder, el comandante supremo, honorable hasta la médula…y así.

Un amigo que leyó este post, ya publicado, me escribió seriamente  porque LaPala estaba sirviendo de relevo para una campaña “diabólica” que busca satanizar dictaduras orientales, en contraposición, blanqueadora, con las dictaduras financieras, y democráticas de occidente.

El comentario me puso en órbita. Revisé el documental con más incredulidad. Con una mirada más crítica, y me dejé seducir menos por la anécdota de la dictadura de Norcorea.

La Campaña, efectivamente blanqueaba ideas sobre Estados Unidos, y dejaba entrever que las dictaduras aniquilables, derogables y cuestionables, eran aquellas que no se situaban en la órbita norteamericana como aliados.  Fue ver el documental de nuevo.

Pensé entonces, aniquilar mi intento por evidenciar la anécdota de Kim Jong Il, y borrar este post. Pero luego pensé que era prudente dejar abierta a interpretación y simplemente dar cuenta, a la manera de un ejercicio, de aquello que mi amigo alertaba, y aclarar sentido, mi intención tras la publicación.

Pues bien. Estamos acostumbrados a pensarnos en la sociedad occidental bajo el alero de la libertad y la democracia, sin advertir, en este proceso, que tales conceptos maniqueos no están siquiera cerca de aplicarse en las sociedades occidentales. En Corea, probablemente, la manipulación de información y el control de las disposiciones humanas se hace evidente, porque la milicia, y todo régimen autocrático y disciplinar, tiende a quedar manifiesto, evidente entre uniformes y armas. Y se ha puesto de moda.

Pero algo peor puede suceder cuando ese control se naturaliza, se constituye como hegemónico, y atraviesa sin cuidado, todas las áreas de nuestra vida social. Sin uniformes y sin armas. Sosteniéndose a sí mismo, como algo real sobre lo real. “Compre aquello, pida su crédito, la democracia es real, los encapuchados son malos, estamos haciendo lo imposible por mejorar la situación, la crisis económica acecha, habrá recesión, los mapuches son terroristas, los árabes, enemigos de Dios”…

El ejercicio que hacemos, es creer que dominamos la situación al sonreír tras el miedo y no atreverse a pensar que en este mundo global, nada es lo que parece, y las Dictaduras financieras, autocráticas, comunistas, y neoliberales no pueden ser aisladas bajo aspectos morales que sitúan a una por sobre otra. Pero la hegemonía siempre opera. Y termina convirtiéndose en anécdota cotidiana. Parafernalia insignificante.

Hay que tener cuidado con lo que está dispuesto uno a creer. La apertura digestiva a la información mediática es peligrosa. Mas es imposible pretender evadirla por completo. Día a día, hora a hora, la hegemonía se expresa. Corea del Norte es una dictadura. Pero no es la única ni la peor.

Luego de revisar este material, estuve varios días mirando el horizonte con una triste mezcla de compasión, fortuna, y reflexiva parsimonia. Extraña sensación.

Cuando hablamos con mi hermano días después, le comenté que era lo más tristemente impresionante a lo que había tenido acceso el 2010. No sé si será mi fetiche, o el simple hecho de ver mediatizada la utopía macabra del control de los cuerpos, las mentes, y las disposiciones de un pueblo completo, lo que me hizo pensar que hoy más que nunca es necesario mirar estos ejemplos evidentes (por maniqueos que sean), para no olvidar jamás, que en nuestra sociedad actual, occidental, y yanquizada, los mecanismos latentes de control, sólo se diferencian por su sutileza, y se expresan tan silenciosamente que no requieren de grandes bullas, barullos, ni pullas para hacernos creer que el mundo mediatizado, es precisamente el mundo que experimentamos.

Juzgue usted.

Tags: , , ,

1 comentario

  1. Gordo dice:

    Hermano. Compañero. Partner. Sin haber hecho aún, aquella segunda lectura de ese (pese a su direccionamiento occidental) abofeteador documental español, siento que abrir los ojos ver, sorprenderse, pensar y analizar luego, siempre será un primer paso para “talar los árboles” y llegar a ver el bosque. La dinámica que estamos comenzando a formar, es seña inequívoca de que vamos, como partners, hermanos, socios… X el mejor de los caminos. Bravo! Sigamos palante!

Leave a Comment