Comportamientos ordálicos: una ventana para observar las nuevas prácticas de juego de la población en edad infanto juvenil.

Breves, Diapos, Infancia y Niñez — By on abril 29, 2012 at 05:17

Por Marco Silva Cornejo

Dante Bravo regresa para trastocar y tensionar las atochadas y en ocasiones alienadas carreteras sinápticas de la intervención social en Chile. Particularmente los circuitos sinápticos de quienes trabajan con población infanto juvenil, desarrollada bajo contextos de exclusión y vulnerabilidad social.

El libro “Los Comportamientos Ordálicos” publicado por Ediciones LaPala, que se presentará en nuestro país entre los meses de Mayo y Junio en diferentes regiones, y en diversos contextos académicos e institucionales, nos ofrece una ventana para observar los nuevos fenómenos societales en curso.

En su libro, el autor realiza un recorrido por la definición y desarrollo histórico del concepto de ordalía, para finalmente ofrecer una aproximación en donde logra definir los comportamientos ordálicos como un conjunto de prácticas lúdicas realizadas por actores en edad infanto juvenil. Dichas prácticas tendrían como sentido la generación de altos contenidos de adrenalina e intensidad emocional, en donde lo que se encuentra y pone en juego, en el precario tránsito al abismo, es la vida misma.

La caracterización ofrecida por el autor, nos permite adentrarnos en un conjunto de juegos que son parte del imaginario social chileno, que van cobrando fuerza en su desarrollo durante las últimas dos décadas. Es así como en la caracterización de los comportamientos o juegos ordálicos más recurrentes, encontramos: juegos de asfixia y oxigenación, desafío automovilísticos de velocidad, y el juego de Jackass, entre otros. Recordemos que este año un joven del norte del país encontró la muerte al chocar con un vehículo cuando éste venía en sentido contrario, bajando a toda velocidad por una cuesta montado en su skate.

También observamos ritos de iniciación asociados a los juegos de ruleta rusa en poblaciones que presentan mayores procesos de inadaptación social. Es común ver a jóvenes que saltan desde edificios o que tiene experiencias de vértigo al cruzar las vías férreas cuando se aproxima el tren.

Los Comportamientos Ordálicos nos permite abrir nuevas ventanas para la observación de fenómenos contemporáneos y en curso. Fenómenos societales que adquieren sentido en el marco de las sociedades y sujetos desarrollados bajo las condiciones impuestas por el neoliberalismo globalizado. Sociedades en donde el vértigo, la intensidad, la inmediatez, y el hedonismo, son parte esencial de su configuración identitaria.

Dante Bravo se adentra con una intensidad inédita y con el candor que caracteriza a su pluma, sobre aquellos fenómenos contemporáneos que nadie quiere ver, o que el resto, pragmáticamente olvida, pues donde todos veían suicidios, el autor es capaz de observar la sutileza del juego vertiginoso de nuestra juventud desenfrenada, que busca la intensidad negada, encontrándose con su propia muerte en el ejercicio de sentir todo el vértigo y el placer en un minuto.

La escritura del libro “Los Comportamientos Ordálicos” tiene esa clase de fiebre que nos señala aspectos que muchas veces nos negamos a ver. Al mismo tiempo, nos permite observar a los sujetos en su fragilidad y riesgo, adentrándonos en sus construcciones de mundo, las ortopedias de las respuestas institucionales, las carencias de sentido, y la creciente precarización y desvalorización de los modelos de autoridad (institucional y parental).

Dante Bravo es el cartógrafo de una ciudad en llamas, por donde los jóvenes excluidos transitan con la furia y la intensidad propia de esa etapa del desarrollo, buscando de manera irracional y vertiginosa la generación del sentido que la sociedad les niega. Es por eso que ahí, en ese punto, el autor nos señala que en esta comedia todos somos responsables.

Será tarea ahora de nuestros cientistas sociales, tomar el guante dispuesto para avanzar en una dialogicidad reflexiva, que nos permita comprender con mirada crítica las nuevas formas de juego. Ésas donde el vértigo y la muerte son las generadoras de un sentido que rapta silenciosamente muchas vidas cada año. El desafío queda instalado y la  dialogicidad a la espera.

Tags: , ,

1 comentario

    Leave a Comment