Comparaciones de los sistemas políticos de Québec (Canadá) y Chile.

Breves, Diapos, Residuos — By on mayo 10, 2012 at 10:36

Por  Carlos Bassaletti Q./Canadá

Los sistemas político-constitucionales no se pueden separar de la historia de los pueblos, de sus tradiciones, y sobre todo en el presente, de su cultura cívica.  Este escrito sólo representa un opinión personal acerca de las realidades político-constitucionales de Québec (Canadá) y Chile.

            La primera gran diferencia tangible entre Québec y Chile, es que el primero es una provincia de este inmenso país que es Canadá. Provincia que representa el doble de superficie de todo Chile continental y tan sólo un 40% de la población del país Latinoamericano. Vale decir, Québec consta de una población (2012) de alrededor de 7,5 millones de habitantes, mientras que Chile alcanza a aproximadamente a 17,5 millones de almas.

            La segunda gran diferencia radica en la tradición cultural de ambos pueblos.  En Québec, la tradición política obedece primariamente a influencia francesa. Luego esta cultura cívica se mezcla gradualmente con la fuerte influencia anglófona; dado que en 1763, Francia pierde la guerra en contra de Inglaterra, quien se apodera de la totalidad del vasto y rico territorio canadiense. En cambio en Chile, su tradición política obedece a influencia española que lega a los criollos gran parte de sus costumbres, idioma y religión.

Pero no todo es diferencia.  Existen ciertos rasgos comunes a ambos pueblos de Québec y Chile.  Entre estos rasgos puedo señalar que ambas naciones evolucionan políticamente con fuerte presencia ideológica de la Iglesia Católica y sus idiomas provienen de una raíz común (latín). Quizás otras similitudes sociológicas pueden encontrarse en los fenotipos de sus habitantes (tez blanca, de regular estatura) y en el temperamento algo fiestero de la población de Québec, que se asemeja en cierta medida a lo festivo del chileno.  No obstante, hasta ahí pueden llegar las similitudes, pues si vamos a la geografia, el clima y la economía, las diferencias son verdaderamente bien marcadas.

            Entrando de lleno a nuestro sujeto comparativo, debo decir que Québec se inserta como provincia y como nación (pues es indudable que posee identidad propia con respecto al resto de Canadá), al interior de un sistema político constitucional de Federalismo. Chile, en cambio, se situa en un sistema de régimen político constitucional de presidencialismo.  Federalismo que hoy por hoy, comprende como sistema de gobierno alrededor de la mitad de los países de la ONU.  Previo a entrar en otros detalles, estimo necesario explicar ciertos fundamentos de base del federalismo.

            El sistema de gobierno Federal tiene su base concreta “más reciente” en la Constitución de los Estados Unidos de América (1776); y lo han adoptado en nuestra América Latina países como Brasil, Argentina y México. Como doctrina filosófico-política, el sistema federal busca una entidad u organización formada por distintos organismos que se asocian, delegando algunas libertades o poderes propios a otro organismo superior, a quien pertenece la soberanía (Estado Federal, Federación o Confederación).  Por ejemplo, Québec con respecto a Canadá, conserva ciertas prerrogativas soberanas, tales como su sistema de educación, su sistema de salud, la realidad de ser provincia bilingüe (inglés y francés, con predominancia de esta última lengua).  Sin embargo, el federalismo de Canadá es bastante diferente al de USA.  Por ejemplo, Québec no tiene gobernador y sí un Parlamento democrático y un Primer Ministro.  Su régimen político como nación-provincia es caracterizado como parlamentario. En terreno, esto significa que el partido político que es mayoritario en las elecciones (que no tienen fecha fija como en Chile), posee el derecho de elegir el Primer Ministro y por ende éste, nombrar a sus ministros colaboradores.

El párrafo anterior debe entenderse en el cuadro general del peculiar sistema Federal de Canadá, pues entre otras rarezas, se tiene que el Jefe de Estado de Canadá es la Reina Isabel II de Inglaterra. Ésta es una cuestión que al nacionalismo de Québec desde siempre ha incomodado, pues ello los obliga a aceptar constitucionalmente una figura meramente decorativa (pero muy onerosa para el contribuyente), de que la Reina tenga el derecho de designar en cada una de las diez provincias de Canadá a un “Teniente Gobernador”. Obviamente, además, la primacía del idioma inglés en diversas materias.  Ahora, en cuanto a lo estrictamente político, Québec tradicionalmente ha estado más a la izquierda en comparación al resto de Canadá anglófono.; fenómeno que históricamente ha despertado innumerables controversias políticas, tales como la conscripión forzada de la juventud de Québec durante la 2ª G. Mundial.  Tuvo que ser forzada dado que la provincia francófona estaba muy mayoritariamente por la neutralidad en este sangriento conflicto, en cambio el resto de Canadá era sumisa a los intereses geopolíticos de Inglaterra.  Esta cultura cívica diferente de la nación de Québec con respecto al resto de Canadá, se ha materializado en dos oportunidades (1978 y 1985) en que Québec ha tenido plebiscito para solicitar la separación definitiva de Canadá. Mas en ambas oportunidades se ha perdido la votación por estrecho margen.

            El federalismo de Canadá en el cual se inserta Québec se expresa, entre otras realidades, que Québec no tiene tuición sobre las relaciones exteriores, sobre las fuerzas armadas, Servicio de Correos, Aduanas y otras instituciones de la vida del país; todo lo anterior es potestad exclusiva del gobierno federal con sede en la capital federal: Ottawa.  Por su parte, la capital provincial y sede del Parlamento y Poder Ejecutivo de Québec es la ciudad homónima: Québec, que dicho se de paso, es catalogada turísticamente como una de las diez ciudades más bellas del mundo.

Otras diferencias notorias entre Québec y Chile (que para un emigrante -como es mi caso- es muy perceptible), es que en Québec (idem Canadá), prácticamente se ha eliminado la extrema pobreza material. Ello esencialmente debido a que a través del Estado se han fijado normas obligatorias mínimas a la actividad económica. A modo de botón de muestra, el salario mínimo mensual de un trabajador acá  (a igual poder de paridad de compra /PPC, con respecto a Chile), es de alrededor de $ 600.000 líquidos y en general, el tejido social de ayuda a los más pobres es más extenso, expedito y generoso que lo que se otorga o vive en Chile.  Otro ejemplo: si una persona mayor de 18 años no tiene trabajo, se le concede una ayuda social (de último recurso), equivalente en moneda chilena a unos $ 300.000, monto que se incrementa proporcionalmente al número de hijos bajo 18 años.  La norma general es que la salud, la educación y el deporte son actividades ejes del gobierno de Québec, por tanto ella es más masiva, de menor costo y de mayor calidad si la comparamos a Chile.  Un último ejemplo, que puede traducir o expresar mejor la realidad de lo que estoy escribiendo: dado que en Québec la tasa impositiva es aproximadamente un 50% superior a la de Chile (y la evasión de impuesto muchísimo menor), es que la sociedad brinda a toda su población numerosos parques (Sherbrooke donde vivo, ciudad de 140.000 habitantes cuenta con alrededor de 25). Parques dotados (algunos) con piscinas, canchas de tenis, fútbol, hockey, todos con diversos juegos infantiles y otras diversiones absolutamente gratuitas.  Igual cosa sucede con las excelentes bibliotecas, ciclovías y servicio de salud de casi gratuidad, lo mismo ocurre con los niveles primarios y secundarios en la educación, que es necesario decirlo, son de mejor infraestructura y equipamiento que las escuelas y liceos de Chile; situación que desincentiva el negocio de la educación privada y de la salud privada.

También Canadá como, gobierno y Estado, es algo más descentralizado que Chile; lo que se plasma, entre otras cosas, en que su capital -si tuvieramos que comparalo a Chile-, es una ciudad de tamaño equivalente a Talca o Chillán.  La distribución de su población obedece a parámetros de mejor planificación y los presupuestos de cada provincia son más equilibrados que el centralismo que se vive en Chile.  Pese a este panorama alentador, Québec (también Canadá), vive problemas no menores.  De estos problemas, algunos relevantes son que su juventud se interesa escasamente en la política y menos en ingresar a las Fuerzas Armadas; ello a pesar de las vantajosas condiciones pecuniarias-materiales que ello implica (en Canadá el servicio militar es voluntario, al igual que el votar).  Québec sufre del gran problema de la deserción escolar, pues casi un tercio de los estudiantes que comienza la enseñanza secundaria, no la termina.  Paradojalmente, la proporción de analfabetos de Québec es superior a la chilena y al igual que en Chile, su juventud cada vez más y más tiene fácil acceso a las drogas.  Otro problema en Québec es la adicción al juego por dinero (principalmente los casinos). Para contrarrestarlo, existen campañas constantes, pues esta calamidad reviste proporciones significativas en la sociedad.  Ahora, una de las ventajas  en lo político de Québec con respecto a Chile, es que es bastante más descentralizado y por ejemplo, las municipalidades cuentan con mayores recursos y facultades orgánicas.

¿Puede Chile en el futuro implementar constitucionalmente un sistema federal de Gobierno?… no lo sé.  Sí tengo claro que el excesivo centralismo y el abuso de la clase política está llevando al país de América del Sur por el crecimiemto material; pero lo está menoscabando y desintengrando en los aspectos valóricos que hacen que, en el largo plazo, un pueblo sea más fuerte y más digno.

            Para finalizar añadiré que los políticos de Québec (y Canadá), cuentan con privilegios desmedidos, aunque en Québec sus remuneraciones totales son (a PPC), menores en un 20% que lo que perciben los senadores y diputados de Chile.  A modo de entender lo que estoy aseverando: un diputado de Québec, percibe como ingresos totales alrededor de tres a cuatro veces lo que percibe un profesor secundario… efectúe Ud. la misma comparación con los emolumentos de nuestros hombres públicos de Chile.  Otro dato: desde hace ya dos meses, los estudiantes universitarios, con el apoyo de todos los sindicatos de profesores y (gradualmente) la mayoría de otros sindicatos, se encuentran en huelga, pues el gobierno pretende subir los aranceles  anuales de las universidades en aproximadamente $160.000. Es una medida que los estudiantes rechazan tajantemente,1 pues aducen que el nivel de impuestos del trabajador de Québec es ya altísimo; si el presupuestso se administra mal, no es problema de los estudiantes ni de los profesores, sino  -esencialmente- de la falta de sensibilidad social de la casta política, que se privilegian ellos mismos y -por qué no expresarlo-, de los niveles de corrupción que han ido aumentado con el correr de los años.

 


1  El costo de la educación universitaria es aproximadamente un 60% de lo que cuesta en Chile, pero tanto los créditos como las bolsas estudiantiles, son más generosas y administradas en su integridad por el Estado y no por instituciones financieras privadas.  Además, el conflicto estudiantil pese a su masividad (al igual que en Chile), es menos violento tanto en la represión como en la actitud de los estudiantes en paro.

 

Fotografías

1. Canadá en Español
2.
3. EuroResidentes 
4. TripWow
5. WN

Tags: , , ,

3 Comments

  1. miguel dice:

    Hola Carlos!
    “Cuando el campo no respira, las ciudades se asfixian” escuché una vez. Y efectivamente el centralismo chileno implica espacios rurales, poblados o zonas periféricas con poca vitalidad -en el sentido de oportunidades o servicios públicos de calidad-. Así, el centralismo (chileno o en cualquier parte del mundo) no sólo “dá oportunidades” a quienes viven en el centro del país, sino que es importante dar cuenta que también trae perjuicios a los centros urbanos: ciudades irrespirables, dificultades para el transporte, marginalidad etc.. Todo eso además de las evidentes problemáticas que el centralismo implica para aquellos territorios desfarecidos por esta particular forma de articular el poder.
    Ahora, narrando más desde la experiencia y la vida misma, agrego a el siguiente ejemplo que ilustra la mayor descentralización de Canadá: estuve varios días en el centro de Toronto, y ahora llevo apenas dos semanas en Ottawa y me he dado cuenta que en ambas ciudades existen los tacos ni las masas de gente en el centro desesperada ante la vorágine laboral. Efectivamente, los centros urbanos funcionan mejor y se viven de manera más agradable cuando no se encuentran atrapados por los nudos de la estructura centralizada comandada muchas veces por quienes desean todo para sí.
    @humanomiguel

  2. Francisco dice:

    Miguel, los tacos SI existen en Canadá. En Montreal son muy intensos, sobre todo en los puentes como Champlain y Île aux Tourtes (#40). En la Ciudad de Quebec en la Ruta urbana Felix Leclerc (#40). En Toronto es muy congestionada la ruta urbana Macdonald Cartier (#401)

Leave a Comment