¿Adopciones irregulares/ilegales ayer = adopciones legales hoy?

Breves, Infancia y Niñez — By on mayo 26, 2014 at 04:04

Máquina-de-Peluches-para-BlackBerry

Por Claudia Hernández Del Solar*

La adopción bajo la causal de la inhabilidad parental. 

El 11 de abril pasado salió a la luz pública el reportaje que daba cuenta de adopciones “irregulares”- o ilegales- durante la década de los 70-80 de recién nacidos y nacidas que eran puestos a circular de una familia adinerada a otra, sin el consentimiento de sus jóvenes madres y/o padres.  Dicho de otro modo, un embarazo fuera del matrimonio de una familia de la clase alta era inaceptable, tanto así que se decidió tomar a ese o esa recién nacido, y ponerlo en otra familia del mismo estrato social para su inscripción y filiación en ella. En la más absoluta e ilegal coalición entre médicos, y sus consecuentes hospitales o clínicas, matronas, abogados y sacerdotes, tomando a ese recién nacido como total objeto de intercambio. Amparados en el discurso de hacer el “bien”, alojaban a los niños o niñas objeto en el seno de una familia que los deseaba y que no podía tener hijos. No quedaba registro de este transitar, ya que la partida de nacimiento, aquélla que firma el médico a cargo del parto, era adulterada para poder inscribir al recién nacido en el Registro Civil y obtener así su estatuto de ciudadano concretizado en el Certificado de Nacimiento. Se lograba así borrar todo rastro de la madre biológica y, por ende, de su historia de origen.

El efecto de esta noticia, provocó la unión y organización de personas que tienen el mismo objetivo; buscar a sus familias de origen y buscar a sus madres biológicas porque no saben si fueron cedidos en adopción de manera voluntaria,  o si  esas mujeres fueron engañadas por sus propias familias, diciéndoles que sus hijos o hijas habían nacido muertos.

Se unieron estos “hijos del silencio”, que fueron desgarrados de un linaje, de sus tradiciones, valores e historia para ser insertados  en otra familia donde yacía el silencio y ocultamiento de esta parte de su memoria. Algunos sabían de su condición de “adoptados” desde pequeños, otros supieron ya siendo adultos.  Hoy, como grupo, dicen que su objetivo no es una cacería de brujas ni la búsqueda de responsabilidades, sino que “lo central es cerrar círculos y ayudar a las personas a encontrar su pasado y su vida[1]. Buscar sus orígenes biológicos, considerado como un derecho a exigir y resguardar.

En la plataforma virtual creada para confluir en esta causa (www.nosbuscamos.cl), al 18 de mayo existían 1100 hijos, hijas y padres intentando encontrarse[2]. Paralelamente, en Argentina, en marzo recién pasado se estrenó un documental llamado “Nacidos Vivos”, el cual da cuenta de los numerosos casos de hijos que buscan sus orígenes,  cuyo número en dicho país hoy asciende aproximadamente a los 3 millones de personas. Si bien al otro lado de la cordillera las Abuelas de la Plaza de Mayo con su infatigable y admirable lucha lograron instalar la relevancia de la historia en la constitución subjetiva a propósito de los secuestros permanentes a los que fueron sometidos sus nietos y nietas (cerca de 500 durante la dictadura militar) creando así el Derecho a la Identidad, incluida en la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN), aún así, su alcance no es transversal.

abuelas

Evidentemente entonces, nos encontramos en un momento en donde la fundamental importancia de “saber la verdad” con respecto al origen se pone de relieve. Dentro de los reportajes, programas de radio, de televisión y de comentarios que han sido publicados, nos encontramos con un repudio global a este tipo de prácticas, repitiéndose en varios lugares que lo condenable recae no en la adopción ilegal o legal, sino que en que la madre y/o el padre no daban su consentimiento para tal definitiva separación: “rompieron el lazo más importante que hay, entre madre e hijo” dice alguien, “con qué derecho, quién se creen que son para quitarle los hijos de sus progenitores!”, escribe otro. Alguien que comenta dice tener problemas para tener hijos, y que su opción es la adopción: “no podría mirar a los ojos de ese hijo que eduqué y entregué valores sabiendo que me fue entregado habiendo sido arrancado de su madre sin su consentimiento[3].

Pues bien, la adopción legal hoy en Chile tiene ciertas particularidades que es preciso observar.  La Ley 19.620 entrada en vigencia el año 1999, tuvo por objetivo una mayor regulación y control del proceso adoptivo de los niños y niñas tanto a nivel nacional como internacional, con la finalidad de evitar su tráfico y las adopciones irregulares. En la ley anterior -que rigió desde 1988 a 1999-, existían deficiencias importantes: ambigüedades conceptuales, no existía consideración alguna sobre el desarrollo de los niños y niñas, SENAME no tenía participación directa en la adopción, sólo incluyéndose de modo tangencial, informando sobre procesos internacionales; no se encontraba establecido un proceso definido de selección de padres adoptivos, dejando la responsabilidad de evaluar la “idoneidad” al Juez. No puedo dejar de mencionar que SENAME es creado por la Junta Militar en 1979[4], donde establece –tal como posteriormente lo reafirma en la Constitución- que “la familia es el núcleo fundamental de la sociedad, correspondiendo al Estado protegerla y propender a su fortalecimiento[5]. ¿Proteger y fortalecer a cualquier familia? Parece que no.

La particularidad de la ley que rige hasta hoy, es la definición de un proceso previo a la adopción propiamente tal, denominado declaración de susceptibilidad de adopción. Este proceso llevado a cabo por los Tribunales de Familia, se inicia toda vez que se intenta demostrar que un niño o niña se encuentra en al menos una de estas tres situaciones:

  1. Es cedido/a por su madre y padre; si es que éste lo ha reconocido legalmente.
  2. Si se encuentra en abandono; sin contacto directo con sus padres y/o familia por al menos un mes para los niños y niñas  menores de un año, y de dos meses en caso que sea mayor.
  3. Si sus padres y/o familia son declarados inhábiles parentalmente.

separacion

Volvamos entonces a la idea de consentimiento, dentro de estas 3 causales lo encontramos de lleno en la primera, la suponemos en la segunda y en la tercera no existe.

La característica de las causas de susceptibilidad de adopción donde se invoca la inhabilidad parental como argumento, implica que el procedimiento se vuelve contencioso, ya que al menos un miembro de la familia de origen -la madre, el padre, abuelos/as, tíos/as, hermanos/as- se opone a la separación definitiva y desafiliación del niño o niña. Los números que el mismo SENAME arroja hablan por sí solos: el número de inicio de causas de susceptibilidad de adopción ha ido en aumento a lo largo de los años, llegando a ser 1042 causas el año 2012[6], de éstos el 68% son niños y niñas menores de tres años.

Lo llamativo es que el 80% de dichas causas invoca a la inhabilidad parental. Dicho de otro modo, en 8 de 10 causas iniciadas en Tribunales de familia y patrocinadas por las Unidades de Adopción de SENAME o sus organismos colaboradores[7], las familias de esos niños y niñas no dieron su consentimiento, sino que fue el Estado quien hoy y ayer ha tenido el derecho a tomar esta decisión. Cabe destacar que en gran parte de los casos, son esas mismas instituciones cuyo propósito y meta es la adopción, quienes se hacen cargo de evaluar las habilidades parentales de la familia de origen y de la idoneidad de la familia adoptiva. He aquí un serio conflicto de interés. ¿Cuáles son los criterios y requisitos, paradigmas y metodologías para evaluar la inhabilidad parental? Y en la otra cara de la misma moneda: ¿Cuáles son los criterios y requisitos, paradigmas y metodologías para evaluar la idoneidad adoptiva?

Antes de continuar, me detengo en un punto. La adopción se supone como de última ratio, es decir, como última medida a tomar toda vez que se han agotado las posibilidades de que la familia de origen pudiese cumplir su rol protector. Sólo después de esto -se supone- se da curso a una causa de susceptibilidad de adopción. Sin embargo, esos mismos números públicos, muestran lo inconsistente; el único programa que SENAME dispone para que un equipo psicosocial trabaje con las familias de origen que tienen a uno de sus miembros institucionalizados (y separados) en una residencia o familia de acogida, llamado Programa de Fortalecimiento Familiar (PRF), alcanzaba el año 2010 tan sólo al 8,65%, llegando al insólito 0,83% de cobertura el 2012.[8] Ergo, no existe trabajo con la familia de origen con el acento en “fortalecerla”, sino que las intervenciones que violentamente recaen sobre ella, buscan sólo su evaluación y, por qué no decirlo, su sepultación.

Sin trabajo con la familia y con su oposición en el 80% de las causas iniciadas el 2012, se declaran niños y niñas susceptibles de ser adoptados. Si bien el mismo Anuario Estadístico da cuenta de 605 enlaces (encuentro entre padres adoptivos y los niños y niñas) no podemos acceder públicamente a las sentencias definitorias de declaración de susceptibilidad de adopción, ya que pertenecen al Poder Judicial y tienen carácter de reservadas. Por su parte, los hombres y mujeres (generalmente matrimonios) que no pueden tener hijos biológicos, deciden optar por la adopción. Ese mismo año se acercaron 1362 consultantes a las Unidades de Adopción y sus instituciones colaboradoras, de los cuales sólo 579 (equivalente al 42,5% de los casos) fueron declarados idóneos para adoptar un hijo. ¿Qué hace el resto? Tres opciones: o  se someten a intervenciones para volver a ser reevaluados más adelante (por la misma u otra institución) o  fijados en sus objetivos  se abren caminos ilegales para conseguirlo o se convierten en familias de acogida o “guardadoras”.

¿Pero cómo se trabaja la transitoriedad de un niño o niña en este último caso cuando el deseo inicial de las familias guardadoras es el de la adopción? Compleja situación,  sobretodo en la actualidad, donde se pretende desinstitucionalizar a todos los niños y niñas menores de 3 años pasando màs niños y niñas al cuidado de estas familias. Como ejemplo, está el caso mediáticamente conocido a mediados del año 2013, del carabinero que junto a su esposa “guardaba” a una niña hace dos años y que se negó a entregarla para su adopción. Cumplió su objetivo, ya que sin duda, ante la total ausencia de trabajo con esta familia –y seguro con la de origen- no podían esperar otro camino para este deseo, que se tradujo en un vínculo indestructible entre ellos.

manos juntas

Los niños-adultos hoy que han elevado sus voces dan cuenta de cómo la pregunta por el origen, esa búsqueda de la verdad, verdad que está más allá de saber si se es o no adoptado, sino aquélla que busca responder por cómo se llegó a serlo, insiste. Un niño o niña que haya sido declarado susceptible de ser adoptado por inhabilidad parental de sus padres y/o familia biológica, se encontrará con un escenario similar: sus padres en la mayor cantidad de los casos se oponían a la adopción.

Sabían de ella, pero no la deseaban. No es que no los quisieran (cesión año 2012 fue el 17% de los casos) o lo/as abandonaran (1,3% de los casos), sino que el Estado y el Poder Judicial los consideró inhábiles para cuidarlos. Cabe destacar que no existe teoría alguna que establezca que ante una vulneración de derechos la medida a adoptar sea la separación definitiva y consecuente rotura de los vínculos como restitución de derecho y reparación del daño. El mito de los niños y niñas abandonados en las residencias de protección[9], imaginario preponderante en la sociedad civil, institucional y sus consecuentes discursos, no es tal. Sólo el 1% de los Niños, Niñas y Jóvenes (NNJ en la jerga institucional) ingresan al sistema SENAME por tal motivo, el 87% mantiene contacto con su familia[10].

¿Cómo se explica esto a los niños y niñas? ¿Cómo se le explica a la familia adoptiva cómo ese niño pudo convertirse en su hijo? SENAME dispone de un programa de intervención pensado para preparar a los niños y niñas para la adopción. No para reparar el daño  por vulneraciones vividas, ni para trabajar las consecuencias de su institucionalización y lo que significa la separación de sus familiares, sino más bien, se interviene para prepararlos ante el encuentro con sus nuevos padres.

En sus bases técnicas[11] queda claro como lo abordan: consideran que el foco de la intervención llevada a cabo por un psicólogo o psicóloga, es el entrenamiento emocional para la autorregulación del estrés que al niño o niña le significará incluirse en una nueva familia, donde el objetivo fundamental es su adaptación a ella. Dicho de otro modo, es el niño o niña el que debe acomodarse a su nueva familia y no la familia entender y acoger su contexto, realidad e historia.

¿Cómo se trabaja su historia? Las políticas públicas actuales consideran que Es importante señalar que con este grupo de niños/as  (mayores de 7 años), el terapeuta trabajará el libro (llamado “Mi Historia” y escrito SÓLO por el o la terapeuta) con ellos/as una vez que esté listo y, en un evento único, le relatará la historia que ese libro contiene. Esto es sólo para que el niño tenga una noción general de ella, no para su elaboración, dejando en manos de sus nuevos padres, la necesaria profundización y análisis posterior. En casos de niños menores de esa edad, se podrá prescindir de contarles la historia y el material se preparara expresamente pensando en que sean los papás quienes lo usen después”. Se considera que ponerle palabras a lo ocurrido, acompañarlos a elaborar las experiencias vividas, es retraumatizarlos. Así, la responsabilidad de significar su historia recae en la familia adoptiva. ¿Cómo se trabaja esto con ellas? ¿Abordan la ausencia de consentimiento de la familia de origen? ¿Qué información se le entrega de ellas?

Una cosa más a destacar de estas bases: Es importante considerar que la comunicación verbal de los niños en este rango etáreo no siempre es coherente con los conceptos utilizados, por lo tanto, este indicador por sí solo (oposición del niño a la adopción), no podrá condicionar las características de la intervención ni menos la imposibilidad de llevarla adelante”. Me pregunto entonces: ¿y el derecho a ser oído y a tomar en cuenta sus opiniones? ¿Y el derecho a su identidad?

ninos-henricartier-bresson

Al considerar que un niño o niña  no es capaz de comprender y elaborar su historia, pareciera que no se hace preciso garantizarle el acceso a ella. Sabemos que la amnesia infantil existe, sabemos que nuestros recuerdos sobre aquellos primeros tiempos provienen sobre todo de aquellos relatos de quienes fueron testigos de un mismo momento. “La memoria es la memoria del otro”[12]. Como el ejemplo de Constanza, una de las “niños Monckeberg”, quien comenta  que su madre adoptiva le contó que cuando ella tenía 5 años una vez le preguntó por qué no jugaba con muñecas, a lo que ella sorprendentemente respondió que no le gustaban las guaguas, que no quería tener una, sino que “prefería adoptar[13]. ¿No sabía lo que ocurría? Recién a los 38 años se enteró que era adoptada, sin embargo dice que siempre se sintió como “pez fuera del agua“: “una cosa  interna media rara, no te puedo explicar por qué, no me sentía parte de ese lugar”. Insisto ¿no lo sabía? ¿La verdad no se haya inscrita? Conscientemente no podía historizarse, pero algo en ella pugnaba por emerger y encontrar sentido. De un saber inconscientemente alojado y encriptado que pulsaba fallidamente por emerger. ¿Qué de esa parte de la historia se hace insostenible? Hablamos de historias de amor, son los vínculos que se han tenido y que por algún motivo se rompieron: “(…) en cierta forma volví a nacer con el amor de mis padres (adoptivos), necesito saber porqué morí al amor de mis padres biológicos“, refiere en uno de los reportajes otra víctima de adopción ilegal[14].

Chile se caracteriza por su constante negación, país desmemoriado que por consecuencia nos lleva una y otra vez a repetir. Hacer como que no se sabe lo que se sabe está al parecer incrustado en nuestra forma de enfrentar el presente, más aún, el pasado, coartando la posibilidad real de pensar en un futuro.

La diferencia entre una adopción legal e ilegal es, entonces, la posibilidad que estos niños y niñas cuando ya son adultos, tienen de acceder a información sobre sus orígenes. SENAME dispone del programa Búsqueda de Orígenes para este objetivo, departamento que se encarga de acompañar a quien busque antecedentes de su familia de origen[15]. ¿Qué se entiende por antecedentes?, ¿Qué archivos se resguardan?

La “Ficha Individual” –resguardada por el Jefe de Archivo de Registro Civil y de Identificación- porta información escrita, acotada y anónima que permite al menos acceder a los nombres y RUT de sus padres biológicos. ¿Y las carpetas individuales de las residencias? ¿Qué ocurre con ellas después del egreso del niño o niña? ¿Cómo se puede saber lo que ocurrió cotidianamente aquel tiempo que vivió en una institución? ¿La familia estuvo presente? ¿Cómo eran esos encuentros? ¿Quiénes fueron sus amigos o amigas? ¿Por qué tiene esa cicatriz en la frente? ¿Cómo se hizo esa herida? ¿Quién lo curó y consoló?

En la legalidad, existe un sin número de personas que cuidaron de ese niño o niña. Cuidadoras de trato directo, directores, psicólogos, trabajadores sociales, etc. ¿Qué pueden ellos transmitirle de su propia historia a esos niños y niñas?

Tal como se ha reconocido a propósito de estos casos publicados en CIPER, a propósito de la circulación de niños y niñas, muchos de ellos se mantenía dentro de la misma clase social. Hoy ya no hablamos de “la circulación de situación de orfandad (o de abandono), sino circulación de clase, de la más baja a una más acomodada que requieren constituirse como familia[16] ¿Cómo podemos pensar que protegemos a un niño si no tomamos en cuenta su filiación, la transmisión de ella y por consecuencia la constitución de su identidad?

Si bien SENAME ha quedado cuestionado de tope a tope y las energías están puestas hoy en redefinir políticas y el rediseño de una nueva institucionalidad a cargo de la niñez ¿qué hacemos con el daño ya provocado?

La grupalidad de hijos que hoy buscan sus orígenes sólo piden que quien tenga algún tipo de información la entregue, y también la creación de un Banco Genético. Yo agregaría que es necesario una reformulación del proceso de adopción actual, la derogación de la causal de la inhabilidad parental -parte de las propuestas del reciente Informe de la investigación llevada a cabo por la Comisión Especial Investigadora de SENAME de la Cámara de Diputados y aprobado por unanimidad en el Congreso en abril de este año- y el rediseño del programa Búsqueda de Orígenes, además del resguardo de archivos. Es más, debemos sentarnos a repensar ¿qué estamos entendiendo por niño o niña? ¿Cómo los y las  estamos tratando? Y para terminar, ¿Cómo hacer este ejercicio sin pensar y viajar por nuestra propia niñez? ¿Por nuestra propia historia?

* Claudia es Coordinadora de la Línea de Investigación sobre Infancia & Niñez / Adolescencia & Juventud del Centro de Estudios Abierto LaPala.

[1] Reportaje 9 de mayo de 2014. Diario La Tercera: “Sitio sobre adopciones irregulares ya suma denuncias de 350 casos”. Ver en: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2014/05/680-577305-9-sitio-sobre-adopciones-irregulares-ya-suma-denuncias-de-350-casos.shtml

[2]  Programa Tolerancia 0, Chilevisión, 18 de mayo de 2014. Ver en: http://www.chilevision.cl/tolerancia_cero/carlos-larrain/fotos/constanza-del-rio-no-queremos-culpables-ni-queremos-criminalizar-a-nadie/2014-05-19/003932.html

[3]   Comentarios a Reportaje CIPER Chile. 11 de abril de 2014: “Los niños dados por muertos que el cura Gerardo Joannon entregó para adopción”. Ver en: http://ciperchile.cl/2014/04/11/los-ninos-dados-por-muertos-que-el-cura-gerardo-joannon-entrego-para-adopcion/

[4]     Cabe destacar que este Servicio vino a reemplazar al Consejo Nacional de Menores, creado en 1967 por la Ley de Menores que se encuentra vigente hasta hoy. Una importante diferencia entre una y otra institucionalidad, fue que se excluyó a las universidades de su aporte investigativo. En el Texto Definitivo de la Ley 16.618, Título I del Consejo Nacional de Menores, Art. 3 se decreta que es el Estado en encargado de “Auspiciar y financiar la organización de cursos permanentes o temporales de capacitación para padres de familias y reeducadores de menores en situación irregular, seminarios, congresos e investigaciones a cargo de universidades u otros organismos”, mientras que en el Decreto de Ley que crea SENAME, establece que es el mismo quien debe propiciar y realizar investigaciones, así como también de recopilar y procesar la información  a través de estadísticas necesarias.

[5]  Decreto de Ley 2465, publicada el 16 de enero de 1979: “Crea el Servicio  Nacional de Menores y fija el texto de su ley orgánica”. Ver en: http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=6929

[6]     Anuario Estadístico de SENAME 2012. Ver en: http://www.sename.cl/wsename/otros/AE_2012.pdf

[7]   En la línea de organismos colaboradores del área de adopción existen sólo 4 a nivel nacional: Fundación Chilena para la Adopción, Fundación Mi Casa, Fundación San José y Quinta de Tilcoco. Según Estadísticas de SENAME 2012, las Unidades de Adopción de SENAME se hicieron cargo del 88% de las causas de susceptibilidad de adopción, del 80,5% de los enlaces (encuentro concreto entre el niño/a y sus padres adoptivos) y en el 80,65% de las declaraciones de idoneidad de las familias adoptivas (evaluación que concluye que son “idóneos” para convertirse en padres adoptivos).

[8]    Se entendió por residencia en este cálculo a las especiales, de lactantes y preescolares, de niños mayores y de niños con discapacidad. Se incluyó a las familias de acogida simple y especializada, ya que no es posible distinguir en estos datos, cuáles de éstas son completamente ajenas al niño o niña de las que incluyen a miembros de su familia biológica extensa. Independiente de esto, ambas requieren y ameritan intervención.

[9]    C. Morales (2013) “El Mito del abandono en las residencias de protección”. Ver en: http://www.lapala.cl/2013/el-mito-del-abandono-en-las-residencias-de-proteccion

[10] Martínez, V. (2011): “Informe Final Análisis Evaluativo del Programade Familia de Acogida Especializada de SENAME”. Ver en: http://www.sename.cl/wsename/otros/estudios_2012/Informe_Final_FAE.pdf

[11]  SENAME (2011) Bases Técnicas  Programa de Intervención Especializados Modalidad: Programas deIntervención con Niños/as Institucionalizados/as y su preparación para la integración a familia alternativa a la de origen. Ver en: http://www.sename.cl/wsename/licitaciones/p12_19-07-2011/Bases_TEC_PRI.pdf

[12]  M. Marchant, F.Flores. C. Hernández, C. Ortiz (2014)  “El  Libro de Vida en procesos de reparación de niños/as internados/as”, U. Alberto Hurtado (por publicar)

[13] Radio Cooperativa. 9 de mayo de 2014: “La historia de una de las víctimas de las adopciones ilegales”. Ver en: http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/policial/la-historia-de-una-de-las-victimas-de-las-adopciones-ilegales/2014-05-09/200206.html

[14]  Reportaje CIPER. 8 de mayo de 2014: “Adopciones irregulares III: Nuevos testimonios revelan nombres de médicos y clínicas que violaron la ley”. Ver en: http://ciperchile.cl/2014/05/08/adopciones-irregulares-iii-nuevos-testimonios-revelan-nombres-de-medicos-y-clinicas-que-violaron-la-ley/

[15]  Según Anuario Estadístico SENAME 2012, sólo el 20% de las consultas a este programa encontraron o tuvieron contacto con sus familias de origen.

[16]  M.Morales (2014): Adopción y circulación de niños: identidad, filiación y  transmisión en las políticas de infancia. Ver en: http://infanciaypolitica.cl/2014/05/12/adopcion-y-circulacion-de-ninos-identidad-filiacion-y-transmision-en-las-politicas-de-infancia/

Tags: , , ,

6 Comments

  1. Laly dice:

    Muy bien redactado este informe,debo recalcar que se omitio informacion muy importante para aquellos hijos que fueron adoptados en forma ilegal. 1.- algunos bebes como el mio me lo dieron por fallecido en un hospital publico ,no en clinica privada. 2.- esos bebes no todos creo que cayeron en unas familias adineradas,se entregaban solo a quienes en foma inescrupolusa lo robaron como un triunfo a sus deceos,sin pensar en las madres que quedamos con la inmensa tristeza de perder un trozo de su corazón. Cabe destacar que esto no paso en sectores privados no mas si no publicos, y no siempre fueron bebes entregados por curas . Gracias.

  2. A mí lo que me impacta es la legitimación de prácticas súper castigadas simbólicamente por la sociedad, pero que al amparo de la ley se naturalizan. Por un lado el cura Joannon y por otro, el Estado, haciendo uso de sus lugares de poder, para decidir si una familia puede o no cuidar a sus hijxs. Quién puede realmente declararse a sí mismo como hábil parentalmente y quién puede establecer criterios sobre lo que sería una buena crianza? Peor aún cómo es posible que se invisibilicen prácticas q hacen tanto daño, al amparo de políticas públicas mediocres y equipos técnicos incapaces e ver más allá de la solicitud “ideológica” de SENAME? Hay una pregunta de base acá q debe resolverse, y es ética.

  3. Rodrigo dice:

    No estoy tan seguro que solo el problema sea SENAME, es una parte del problema, importante, pero solo una parte..
    Detengámonos un momento en la desigualdad, en las ideologías violentas sobre lo que se espera o no de un niño/a y/o familia.
    Estimada Helen, a veces son los prejuicios morales los que nos invaden más que una postura técnica. Tendría cuidado con ocupar palabras como “familias multiproblemáticas”, cuando el problema de fondo es la precaridad social, la violencia institucional, la desigualdad y el abandono de los otros..
    Es importante no suponernos profesionales con un nivel moral más alto para distinguir lo que sería un bueno o mal padre/madre.

    Saludos

  4. Diego Venegas dice:

    Claudia me pareció muy bueno tu reportaje y quisiera aportar con el diciendo que esto ocurrió y continua ocurriendo, mas aun quisiera invitarte a hechar una mirada al sur de nuestro pais, en Aysen para ser presisos, en donde SENAME directamente arrebata a los/as pequeños/as de sus padres discriminandolos y obligandolos a no hacercarse a ellos abusando de su poder por sobre la ley e inhabilitando a la familia directa, no informando los procesos legales que se ejecutan y las decisiones que se toman. Y que cuando se les pregunta por una resolucion de adopción, SENAME se descarta diciendo que el juzgado es quien decreta la adopción, pero yo me pregunto : ¿en que se basó el juzgado para dictaminar dicha adopción? ¿quien dió los datos e informaciones para que se llegasé a eso? ? ¿si hay una familia entera peleando por la tutoria legal de los niños, incluyendo a los padres, en donde la familia se acerca a pelearlos y el SENAME NO da aviso alguno antes porque se nos busca siempre el pero? Me parece extraño ademas que tres hermanos pequeños se dieran en adopción a la misma vez y los padres y familias aun peleando por ellos sin saber que hacer ya meses se encuentran en adopción y mas encima no estan en chile enterandose por terceros.

    Gracias

  5. Qué buen artículo. Necesitamos generar investigación sobre lo que hay detrás de esa manoseada causal de la negligencia parental. Además sumar que las residencias “juntan” a niños que están por cesión o abandono. Entonces esos pocos niños se quedan solos mientras una mayoría esta siendo visitados por sus familias. Gracias por el trabajo.

Leave a Comment