Aborto, Estado y Decisión.

Breves, Seguridad y Vigilancia, Sexo & Poder — By on abril 30, 2012 at 10:56


Por Salinger

El aborto es una cuestión social, y como tal, política.

Una vez que el acontecer de la sexualidad y la reproducción ha traspasado la esfera privada, éstas se transforman en un hecho político cuando se les otorga un valor específico en el mantenimiento o modificación de un orden social por parte del Estado, así como del modo de producción social imperante.

De esta forma, su regulación queda sujeta a la acción del Estado y a la implementación de políticas públicas. Es decir, su tratamiento forma parte de la política institucional y/o partidista.

Sin embargo, lo político no es algo irreductible sólo al Estado y los partidos políticos; es una práctica social inherente a las sociedades humanas y destinada a la acción pública. Teniendo estos antecedentes en cuenta, el aborto y la discusión actual sobre su despenalización pasan a ser una cuestión central en las luchas por la igualdad de género, pero también en la resolución del destino de la polis. Porque, en definitiva, se trata de una discusión por la captura de los cuerpos, la autonomía, el poder y el control social.

An American Abortion, Yeah.

Si bien el aborto está penalizado sin excepción desde 1989, su práctica clandestina hace visible las diferencias de clase y la discriminación de género que sufren las mujeres. Como tal, y así como en otras luchas que parecen disímiles entre sí, en la base se encuentra la esencial lucha de clases. Y la dominación propia de un Estado paternalista que, quizás, no considera relevante el creciente empoderamiento de la sociedad. Una sociedad civil que cree en pañales.

Las diferencias ideológicas inmersas en esta discusión, mediadas por la Iglesia Católica y los partidos políticos afines a ella, se basan en valoraciones distintas que, política, económica, social y culturalmente, se asignan tanto a la maternidad como a la reproducción y al ejercicio de la sexualidad, cuya única función, para los sectores ligados ala Iglesia, es la procreación, por ejemplo. Y así mismo, la idea de que las especies se reproducen de acuerdo a sus capacidades, es la lógica de mercado que funda la demografía y el posterior control de población. Pero también hace referencia a una contradicción entre la moral y el derecho, por la distinción filosófica que existe entre ambos, y porque en los términos en que se plantea el tema, un argumento apunta a cuestiones morales y el otro hacia garantizar que, aunque no se esté de acuerdo moralmente con el aborto, exista la oportunidad de decidir qué hacer con el propio cuerpo. Y por lo tanto también está en juego un ejercicio práctico del control sobre el cuerpo femenino y la defensa de la autonomía. Porque si bien la mayoría de las mujeres está “capacitada” biológicamente para ser madre, sólo algunas deciden “ponerse en campaña” y quedar embarazadas. Otras, que por diversos motivos (violaciones, falla del método anticonceptivo o falta de éste, etc.) quedan embarazadas, pueden hacerse la idea, acostumbrarse a ello y “apechugar”, o están obligadas, aunque no quieran, a continuar con ese embarazo, incluso en casos en que el feto nacerá muerto.

La Espera y la Decisión ya Tomada.

La paulatina incorporación de las mujeres en los espacios tradicionalmente masculinos, junto con la introducción de principios de no discriminación, igualdad y justicia en el imaginario colectivo, ha permitido plantear de forma recurrente el tema del aborto en la sociedad civil. Sin embargo, esto no ha significado un debate más amplio y profundo por parte del Legislativo. Quizás el Estado no se ha modernizado a la misma velocidad que nuestra sociedad. Quizás sea hora entonces de abandonar el tutelaje del Estado, y hacer praxis la soberanía del pueblo.

2012

Fotografías

1. DesacatoFeminista

2. Abortionclinicvigil

3. HealthMsn

Tags: ,

7 Comments

  1. charol dice:

    Lo que me pasa por mi cabeza cuando pienso en el aborto, es primeramente la carga moral y política del solo significante.
    Pero además pienso.¿Cómo se sienten las mujeres cuando su cuerpo se traduce en un tema de la Res Pública? Qué les pasa por sus entrañas cuando ni siquiera se habla de todo su cuerpo, sino que solo del útero, de esa matriz que concentra el futuro social.
    Cuando lo que menos importa es la subjetividad de las mujeres, cuando menos importa lo que opinen o piensen. Porque sus cuerpos, o solo su útero, no les pertenece… ahí La Mujer deja de existir.

  2. Salinger dice:

    Totalmente interesante. Pero convengamos en algo: no puedes negar algo que no existe. Si es verdad lo que dices, cosa que no discuto, tiene algo de lógica el asunto, cosa que no comparto. Pero así mismo la historia se escribe con la sangre de los vencidos y la pluma de los vencedores, por lo que el discurso del saber médico o de los griegos en su momento, está circunscrito a los círculos dominantes (aunque existen culturas que siempre le asignaron un carácter divino a la mujer, parece que aquellas no estaban del lado de los triunfadores).

    Donde me parece que radica la “maestría” del capitalismo? En que, por una parte, por medio de diversos artilugios presenta una presunta incorporación: el mito dice que todos nos igualamos en el mercado (aunque eso nunca fue así). Luego, y por otra parte, una vez que ese “reconocimiento”, que esa “incorporación” esta naturalizada, te niega sistemáticamente como parte del mismo proceso.
    En definitiva lo que quiero decir es que el crimen perfecto del capitalismo es llevar esa negación existente en otros periodos de la historia a su máxima expresión, a esa en que la negación se lleva bajo la piel y que, ojo, no sólo afecta a las mujeres, sino al otro que no soy “yo” (póngale el nombre que quiera).

    Al final, a la vista del capital, la mujer se convierte en un útil, una pieza del engranaje.

  3. charol dice:

    Que la historia se escriba con la sangre de los vencidos, quizás es un buen indicador de lo que propone. El carácter divino de las mujeres en algunas culturas no significa una valorización de lo femenino. Me recuerdo el libro de Engels (“El origen de la Familia”) que proponía algo así como que el origen de la cultura era matriarcal. Ahora bien, sigo insistiendo, eso no quiere decir una valoración a lo femenino. Por ejemplo, se dice que la organización Mapuche se basa en una organización matriarcal; pero cuando se casan, por lo que entiendo, el hombre debe ir a raptar a la mujer a la casa de sus padres (No se vuelve la misma lógica del intercambio de las mujeres propuesto por Levi Strauss, a pesar de que la cultura sea matriarcal?)… Esta discusión sobre qué historia es cierta o no da para mucho.
    Ahora, lo interesante que me parece en sus palabras es como el capitalismo ocupa los símbolos, signos y significantes, para repetir la cultura patriarcal. La mujer es útil, una pieza del engranaje, como lo es el hombre, o el hermafrodita (aunque sospecho qué tan útil es para el capitalismo un hermafrodita). Pero es útil en su misma producción de consumo. “La mujer no es mas que una consumidora de cremas, perfumes, maquillajes y yougurt para el tránsito instestinal, ofertas 2 x 1, etc. “El hombre no es más que un consumidor de deportes, tecnología,desodorantes superpoderosos, tomador de cervezas, etc.”
    Es decir, el capitalismo produce lo masculino y lo femenino a razón de su consumo, de su producción de imaginarios, de su naturalización de la diferencia sexual -con esto siempre me imagino a la famosa Pilar Sordo hablando de la “identidad femenina y masculina”.
    El capitalismo rapta los símbolos, los ideales históricos que la pluma de los vencedores han ocupado. Quizás han existido otras posibilidades, pero es en la pluma de los vencedores donde debemos buscar las ideologías y deconstruirlas…No suponer que una historia es más cierta o real que otra, porque ninguna historia lo es…

  4. Esteliu dice:

    Que interesante debate compañeras pero como siempre nos alejamos de la idea original que es poner atención sobre esta violación a los derechos humanos! Ojala sigan escribiendo sobre el aborto en base a la idea de justicia, la cual me parece muy atractiva para mejorar el discurso feminista y llegar a más conciencias–
    Saludos!

  5. charol dice:

    y ¿cómo puede aparecer la idea de justicia y DDHH respecto al aborto?

Leave a Comment