Insurrección fashion

Por Nico

Por las noches me desenrollo pensando en qué necesitan los sociólogos para conseguir la notabilidad de otras carreras. Les sonará como un ejercicio de envidia, pero cuando te das cuenta que el sociológo es el trabajo por las sombras por excelencia y que el trabajo de seis meses está destinado a ser abreviado en minuto y medio de nota en el matinal, te fijas que algo está mal. Creo que el director planteó el problema de atraer  nuevos reclutas para el armamento. Y estoy de acuerdo: tiene que haber un flujo constante de rostros nuevos para que se mantenga un equilibrio económico de demandas, y pueda seguir consiguiendo mano de obra barata para transcribir.

El punto: yo creo que lo que la carrera requiere son íconos. No sólo personas, porque esos se los pelean hasta el fin entre una carrera y otra. Hablo de cosas más sencillas, íconografía que pueda ser asociada en el día a día. ¿Ejemplos? Sí, claro. Todas las carreras importantes tienen sus objetos icónicos: los médicos la bata blanca y el estetoscopio, los arquitectos esas reglas raras con forma de T (cuyo nombre no me interesa, gracias), los MBA tienen ese vacío en los ojos propia de un alma desgarrada y la pérdida de humanidad. Me captan.

Los sociólogos necesitan íconos que sean reconocibles por todos, o al menos la gran mayoría. Mi sugerencia, para empezar: El abrigo negro.

Miren a este cabrón. Cualquiera que lo viera en la calle lo interpretaría como que está elucubrando sobre las debilidades del Estado y la ineficacia de un modelo mixto de intercambio para la resolución de problemas a corto plazo. Hasta donde sabemos, el tipo en la foto se quedó mirando un ratón muerto. El abrigo negro tiene ese poder: impregna a quien lo use de un aire de intelectualoide cabronazo, listo para disparar sus dardos retóricos contra el sistema emperador. Mi propuesta, entonces, es simple: que todo sociólogo guarde uno de estos en su armario. Que sea la respuesta de las ciencia sociales a la bata blanca. Que salgan todos a la calle y dejen que el manto negro lo diga todo por ustedes. Si van a odiar al mundo, háganlo con estilo. En palabras de uno de mis mentores:

“Los criminales son supersticiosos y cobardes, por lo que mis habilidades tienen que aprovechar sus temores para intimidarlos. Debo ser una criatura nocturna, oscura e impactante”

Y una de mis reglas personales es: si lo dice Batman, debe ser de aplicación universal.

15 thoughts on “Insurrección fashion”

  1. En televisión ya han aparecido los estereotipos de sociólogo sobrio-intelectual-aburrido-de-café…y tb el prototipo de sociólogo exitoso-marketero-vinculado a la comunicación- y vende pomadas…

    La primera forma es la que se representa en la teleserie de tvn, 40 y tantos…ahí un sociólogo trabaja en la academia y se come a la hija del protagonista que es un empresario de las comunicaciones que asesora en imagen a políticos y empresarios. El hombre es el típico intelectual, vestido de café y beatles. El actor es Bastián Bodenhofer que fue quien interpretó en una teleseria anterior a otro sociólogo que presidía una empresa de comunicaciones. Tb hay una mujer socióloga y es muy rica.
    y cómo se visten las sociólogas?

    los lentes y la camisa abierta?…

  2. Otro Nico, no conosco ningún sociólogo que se vista así. Bueno, son (somos?) pocos. La verdad es que la camisa Arrow y las zapatillas urbanas de Merrel/ zapato sport de Guante/Hush Puppies son la regla, jóvenes. en su defecto, se visten eclécticamente de acuerdo a la oferta existente en la industria del retail.

    Convengamos que los sociólogos empleados que se visten en, digamos, Bandera, son como el 10% máximo.
    Por lo demás, en otro lado el Otro Nico ya ha mostrado su preocupación por hacer de la sociología algo atractivo y cool (no se para quienes, la verdad)

  3. Hagamos este post más popular que la revista!

    jmvl: ¿abogado normal o abogado de la tele? Imagino un ALAS XXVIII poblado de Armanis. Combatir la dominación cultural con trajes de 300 lucas… me hace gracia.

    Alexthunder: definitivamente usaría eso. La polera eso sí tiene que ser del Sonic Nurse, que es semioticamente perfecta. Hablando de comics, a lo mejor podriamos cambiar los lentes redondos por una quimera tipo Spider Jerusalem.

    Que tal este menjunje: abrigo negro, polera de SY, pnatalones pitillos (¿existe el semi-pitillo?) negros o grises, un poco roídos, lentes y gorro cosaco. ¿El sociologo 2.0?

  4. una polera de sonic youth, lentes redondos, pelo o bigotes particulares y decir “soy sociólogo”.

    y listo.

    no?

    en fin… la imagen del encabezado es de un comic que lei… muy malo.

    ese fue mi aporte.

    fin.

    Alfajore con Lucumamentosa por fa vor.

  5. jaja, cedieron los pantalones. Precisando.

    ojalá el negro no sea monopolizado por los góticos, aunque de un tiempo a esta parte se ha tendido a homogeneizar el juicio (un síntoma de los tiempos). Por otro lado, un ser humano vestido de negro, con un chaquetón largo se para en la peligrosa línea entre el gótico y el cantante sound. Si el chaquetón es de cuero, el problema para los seguidores de Matrix es doble. Sólo los dintinguiría la lágrima negra que corre por las mejillas góticas y el maquillaje, quizás.
    Sobre lo aburrido de ser sociólogo creo q basta con no desesperar. Llega a ser entretenido ese ejercicio.

    El habitus del sociólogo se modifica, sobre todo cuando no hay pautas de campo que reafirmen tópicos heredados. Habría que revisar la ascendencia. La barba a lo Larraín, el empaquetamiento a lo Morandé, la bufanda lila de Garretón(!!).
    Definitivamente lo que más veo repetido, responde a dinámicas de espacio. El charango y el morral se ve sólo (y todavía)en la Chile?…La socióloga pelo liso de la PUC ha ido en franca expansión (la UDP está contaminada…), y la posterior performance se ha debilitado ante la demanda de la jefatura. Cada vez veo menos sociólogos de negro y mirada estricta (epítome de la seriedad y oscuridad intelectual)y más poleritas Polo (sobre todo en egresados) y miradas autocomplacientes.

    Yo me inclino por la solemnidad de los oficios. Con, o sin chaquetón, con o sin cosaco. Sin que cedan los huevos.

    1. Allende los andes el escenario es de parte hippie posmo (como alguna vez lo definió un amigo) al atuendo seudo fashion hipter propio del puerto, lo de la poleritas polo por suerte no, me generaría un profundo malestar, aunque acepto el estilo empaquetado de terno. Hablando de atuendos particulares el ex director de la carrera de socio en la UBA (un grande) ocupaba un gorro típico ruso de esos de piel, lo recuerdo en una fiesta para el cierre del ALAS la cual incluía un fisico culturista cantando música electronica todo un show muchachos y muchachas,jejeje..

  6. Comentarios, viteh.

    Nah: Incluso en verano. Cagarse de calor es muy mamón, el sociólogo duró lo interpretará como propiedad hegémonica y se lo pasa por el poto.
    Yo no he visto mucho sociohipster (ver:latfh.com) auqnue he estado algo fuera de las aulas. Si hablamos de estudiantes, hay harto cabro street en las ultimas generaciones. Pipas y plumas pertenecen hace rato a los literatos, y ya están medio muertos.

    Herr: Cedieron los pnatalones o tus huevos? Es un tópico a tomar en cuenta. El negro entero es, efectivamente, muy de gótico. O de hueón rallado con Matrix.
    Es muy importante lo aburrido de ser sociólogo.

    Ojeda: No.

  7. Incluso en verano? me da lata dar siempre el comentario funcional…pero van a andar como góticos cagados de calor, traspirados y hasta hediondos.

    Por otra parte, parece que el look hipster ver: http://www.askmen.com/fashion/trends_500/553_hipster-trends-we-hate.html (pantalones pitillos y pelo sin lavar), es algo bien popular entre los sociólogos.

    A modo de sugerencia dejo algunas ideas:
    1. Alfajores (rellenos de lucuma por favor)
    2. Pluma fuente, si la tinta es de color, mejor!
    3. Pipa de tabaco

    1. Me hiciste pensar. Hace aproximadaente 6 meses compré unos pantalones que hicieron de la incomodidad un lujo estético. Y nunca, nunca los tuve puestos con seguridad, porque apretan los huevos (aunque han cedido). Voy en retirada eso sí. En fin, prefiero los chaquetones para invierno en realidad. Y cosacos para el frío. En verano la fórmula se derrumba.
      Y nada. El look hipster es una exageración(sobredosis de estilo). Yo prefiero un negro recalcitrante y la antigua sobriedad de los sabios. Unos pitillos no hacen verano. Como dice el dicho…

  8. Sí, el chaleco lana pasó de moda. El libro bajo el brazo es particular de las estudiantes de odontología. El birrete, circunstancial y generalizante.
    Al cabronazo de la foto le sienta perfecto su chaquetón, pero sin el sombrero cosaco su estampa se vería reducida a la mitad.
    Propongo dejar la guitarra y el charango de lado. Blandir los gamulanes negros y los cosacos, sonreír con un halo misterioso y caminar por la calle distraído. Mirando en lontananza. Quizás algún día tengamos nuestra propia serie de elucubraciones sociales.

    A primera vista ser sociólogo es un aburrimiento. Una segunda mirada puede relativizar el juicio, mas no descartarlo.

    En fin…

Deja un comentario